tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab10042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Hoy es el día que debe marcar el comienzo del fin de la política restringida a la "clase media"

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Solo salir los resultados electorales ya se agolpaban los mensajes en favor de un pacto de Podemos con el PSOE. ¡Qué rápido se les olvidan los principios! Ahora el discurso "anti-casta", en la que por supuesto entraba el PSOE, ha quedado recluido en el mismo baúl donde perecen otras tantas reivindicaciones que Podemos ha ido abandonando desde su creación. ¿Acaso pretenden engañar a los jóvenes de clase obrera con sus maniobras de equilibrismo? A la "clase media" se le puede engañar con facilidad con ilusiones de una vida mejor sin dar fin al capitalismo. Casi tienen más miedo a convertirse en obreros a que los exploten los capitalistas. Mientras, los jóvenes obreros ahí quedan, fuera de la participación política, pero siempre contando con el apoyo de los comunistas.

...........

Nada más terminar las elecciones ya se especulaba acerca de las posibilidades de un pacto de Podemos con el PSOE.¡Qué rápido se les olvidan los principios cuando ven opciones de poder! Todo ese discurso "anti-casta", esas proclamas a favor del "cambio" y en contra del bipartidismo han sido automáticamente recluidas en el baúl de los recuerdos. Ese mismo baúl donde progresivamente Podemos ha ido dejando los pocos principios que tenía en un inicio. Ese baúl donde ya perecen la negación al pago de la deuda, la salida del Euro, la Unión Europea y la OTAN, la definición ideológica, la defensa del proceso popular bolivariano y la reivindicación de una forma de estado republicana. Un baúl donde el propio pueblo trabajador meterá al propio Pablo Iglesias junto a sus acólitos como continúen con el proceso de transformación en un vulgar repuesto del PSOE. Un partido socialdemócrata con nuevos aires para adaptarse a los tiempos, pero al fin y al cabo otro gestor de la dictadura capitalista más.

¡Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra!, dice un proverbio religioso. A Podemos y todas las candidaturas surgidas al calor de Podemos se han introducido en masa toda la amalgama de oportunistas de diferentes pelajes que ya pertenecían al movimiento político. Dentro de Podemos están desde los trotskistas de la nueva izquierda (antes llamados Izquierda Anticapitalista), los viejos anarquistas que el propio Bakunin lloraría si los viera, los antiguos maoístas (o más bien "trosko-maoístas) que desde los 80 vagaron por los movimientos sociales y todo el sector más reformista de Izquierda Unida que poco le ha costado cambiarse la chaqueta (y al que seguirán otros sectores de IU después del batacazo que han tenido). Es decir, si todas estas tendencias políticas están dentro de Podemos y Podemos está derivando cada vez más hacia la socialdemocracia, ¡que luego no traten de ir de radicales defensores de la clase obrera!

¿Cómo pueden ser tan ruines como para ahora plantearse pactos con el PSOE? El mismo PSOE de las primeras reformas laborales, que puso las bases para los recortes que luego aplicó el PP, que perpetuó el modelo parasitario económico español, que gobernó para la oligarquía (lo que ellos llaman casta) durante muchas legislaturas... El mismo PSOE que defendió la entrada de España en la OTAN y la UE. El mismo partido cuyos ex-dirigentes, como premio por buena conducta, terminan colocados en multinacionales o altos organismos internacionales del capitalismo.

Los jóvenes de clase obrera no deberíamos perdonarles ni siquiera el hecho de que se estén planteando pactar con el PSOE. ¡Ni siquiera el que se lo planteen! Están aproximándose a realizar una altísima traición a las luchas obreras y populares de los últimos años que ya comenzar con el PSOE y a las luchas que también hubo en los años 80 cuando este mismo partido gobernó.

Como argumento utilizan la excusa de que no debe gobernar la derecha. Como si la cosa fuera de que el PSOE no fuera ya de facto de derechas, cuando aplica a rajatabla las directivas de la UE. ¡Si izquierda es estar del lado de los intereses del pueblo y derecha es no estarlo, entonces el PSOE está muy a la derecha! Si existe alguna diferencia entre el PSOE y el PP es que el PSOE pone la sonrisa de Pedro Sánchez para sacar adelante el clasismo burgués de Esperanza Aguirre. Y es que da igual que gobierne PSOE, PP, IU o Podemos, ¡si sigue estando la economía y el Estado en manos de un puñado de oligarcas la política siempre responderá a sus intereses!

Por eso no es posible ninguna opción reformista por mucho que ilusione y por eso mismo los comunistas nos presentamos por separado.

Porque si algo nos caracteriza a los comunistas es que no engañamos a la clase obrera y el pueblo. Nuestro discurso puede ser difícil de entender, más ante la falta evidente de organización popular, pero es un discurso que no se anda con ambigüedades y que tarde o temprano se demuestra que da en el clavo.

¿Qué lleva el PCPE denunciando desde hace meses? Que desde los poderes políticos se quiere llevar a cabo una Segunda Transición para lavar la cara de la dictadura capitalista. Con este discurso se ha presentado a las elecciones y este discurso ha hecho llegar a los miles de personas que han recibido una octavilla suya o han escuchado un discurso suyo durante la campaña electoral. Y es un discurso que nos creemos completamente, que estamos convencidos de él y esa misma convicción es captada rápidamente por los sectores más combativos de la clase obrera, que observan en nuestro discurso descarnado su propia realidad.

¿Que el PCPE obtenga más o menos votos en las elecciones? Podemos ver con claridad como en la mayoría de las provincias los votos han crecido y eso, ante una ofensiva propagandística tan fuerte a favor de Podemos, es resultado del trabajo constante que hacemos y que cada vez llega a más trabajadores. Pero nuestro resultado no lo podemos medir en votos. Nuestro resultado lo medimos en el número de colectivos o células que constituimos a lo largo y ancho del territorio, en el número de militantes que son reconocidos por el pueblo como luchadores y son tomados como ejemplo en su barrio, centro de estudios o de trabajo.

Nosotros, a diferencia de los oportunistas, no nos dejamos llevar por la ilusión pasajera de unas elecciones. Porque un resultado electoral igual que viene se va si no se asienta en organización real. Porque la clase obrera continúa cada vez más explotada y, a diferencia de las capas medias, sobre todo de la aristocracia obrera que sustenta al reformismo, nada puede cambiar su situación sin el cuestionamiento de la propiedad de los medios de producción. ¡A las capas medias se les soborna con facilidad asegurándoles una mejora de estatus! Con cuatro promesas baratas les engañan. Muchas veces tienen casi más miedo a convertirse en obreros que a la explotación de los capitalistas.

Podemos es el partido que representa los intereses de estas capas medias. Y por eso, porque no buscan un cambio radical, tanto Podemos como las famosas candidaturas de "unidad popular", como IU, como otros, terminan priorizando la lucha institucional. Porque en las instituciones ven posibilidades de solucionar sus problemáticas de "clase media". Porque sus problemáticas de "clase media" no están en contradicción directa con la propiedad privada de los medios de producción.

Si todos estos siguen por el camino que están tomando tarde o temprano les pasará lo mismo que al PSOE. El pueblo renegará de ellos y terminarán viéndolos como la misma cosa que el PP. Y por supuesto nosotros pondremos todos nuestros esfuerzos en que esto se haga completamente evidente a los ojos del pueblo, que no engañen con discursos incendiarios si luego gobiernan para los mismos y que en las luchas concretas queden destapados como falsos amigos.

Mientras tanto, hoy es el día que debe marcar el comienzo de un fin. El fin de una política de pasillo en la que las capas medias son las protagonistas y el comienzo de una política a pie de tajo donde sean los obreros quienes ejerzan su propio poder. Con sus jóvenes estarán siempre los Colectivos de Jóvenes Comunistas.


 

Adrián J. Bertol es Director de Tinta Roja.

Este autor ha escrito otros artículos como:

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook