tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar11122018

Última actualización09:36:03 AM GMT


900€ de Salario Mínimo: Odios, mentiras y falsas esperanzas (II)

  • PDF

smi segunda parte

La subida del salario mínimo está más relacionada con la lucha política que con una necesidad económica de la clase trabajadora. Para el PSOE es una herramienta para legitimar su gobierno, una concesión a los más pobres mostrando así su faceta social y creando la ilusión de que otro capitalismo es posible. Sin embargo, como veremos, la medida no encaja con el modelo económico español. Por otra parte hay que contextualizar la medida, tanto en el ciclo económico como en el momento político.

Competitividad:

La perdida en la competitividad es una causa inmediata de la subida del SMI porque aumentan los costes laborales y se reduce la ganancia. No obstante, ser competitivo no depende únicamente de salarios bajos (y una mayor tasa de explotación), la competitividad también se puede alcanzar ahorrando energía, materias primas, acelerando la velocidad de rotación, y, sobre todo, se puede aumentar la productividad del trabajo con mejoras tecnológicas, sin necesidad alguna de competir bajando los salarios.

Para Marx hay dos forma de extraer plusvalía (tiempo de trabajo no pagado, riqueza social):

"La plusvalía producida mediante la prolongación de la jornada de trabajo, la llamo plusvalía absoluta; en cambio, la plusvalía obtenida de la reducción del tiempo de trabajo necesario y de la correspondiente modificación en la proporción de los dos componentes de la jornada laboral, la llamo plusvalía relativa." Pág. 91

Por un lado se puede aumentar la cantidad de trabajo no pagado, esto se consigue reduciendo el salario (por ejemplo, de 5,62€ a 4,6€ la hora), o dejando el mismo salario y aumentando la jornada de trabajo, aumentando la horas extra no remuneradas... Por otro lado tenemos la plusvalía proveniente de un trabajo más eficaz, habitualmente porque se usan unas técnicas y herramientas más avanzadas (y costosas). Este trabajo potenciado realizará más cantidad de productos con el mismo tiempo de trabajo (es decir, será más productivo) que el trabajo de tecnología media.

Para entender bien la plusvalía relativa vamos a introducir la idea de plusproducto: El plusproducto es la forma mercantil de la plusvalía, es decir, es la forma que adopta el trabajo que no se ha pagado después de producir las mercancías y antes de venderlas. Después de una jornada laboral en el aserradero el almacén estará lleno de madera lista para la venta, parte del valor de esta madera equivaldrá a los salarios pagados, parte a reponer el capital consumido durante ese día (amortización de las instalaciones y maquinaria, materias primas gastadas, como la electricidad o las hojas de sierra...) y una parte excedente. Cuando se venda el capital mercantil (la madera ya cortada y almacenada) parte de su precio (de su capital dinerario) se volverá a invertir en pagar salarios, materias primas y arreglar o renovar maquinaria e instalaciones, y aún así habrá un excedente dinerario, es decir, una ganancia, una plusvalía. Mientras que el trabajo que no se ha pagado no se vende, sigue en su forma mercantil.

Ahora, para entender como se puede ser más competitivo sin bajar los salarios veremos un ejemplo: Una empresa papelera de tecnología media produce 200 toneladas de folios semanales con 40 trabajadores, mientras que otra con una maquinaria más moderna produce 400 toneladas por semana con 40 trabajadores, o 200 toneladas con 20 trabajadores. En cualquier caso, la empresa con tecnología media produce 5 toneladas semanales por trabajador, la empresa de tecnología avanzada 10t, sabemos que la empresa más avanzada usa máquinas mas caras, y que los salarios se pagan por el mismo precio. Si suponemos que el precio de 0,5t de papel equivale al salario semanal de un trabajador, y el precio de 1,5t a reponer el capital consumido en la producción para la empresa media y de 3t para la avanzada, tenemos que el resto del capital mercantil (mercancías producidas), aparece como plusproducto, como trabajo no pagado, 3t para la empresa media y 6,5 para la empresa avanzada. Aquí, con salarios iguales y tecnologías diferentes, vemos como el capitalista que apostó por una inversión mayor en un capital más moderno obtiene un plustrabajo mayor que se convertirá en una ganancia mayor una vez lo venda.

Si los trabajadores de la empresa avanzada cobrasen el triple que los de la empresa media (de 0,5t a 1,5t), el producto no pagado de la empresa avanzada seguiría siendo muy superior a sus competidores medios (no digamos ya los bajos), 5,5t de plusproducto (10t-3t-1,5t) frente a 3t (5t-1,5t-0,5t). Todos estos datos han sido expresados en cantidades materiales de mercancía, pero para los empresarios sólo tiene importancia su valor dinerario a la hora de llevarlo al mercado, esto no es un problema para nuestro cálculo, el plusproducto se centra en el carácter mercantil de la producción, en las mercancías obtenidas del trabajo, pero perfectamente podríamos expresar esta relación en dinero (habría que transformar las toneladas de folios en dinero multiplicándolas por sus precio de mercado). La idea principal aquí es que algunas empresas, gracias a su tecnología superior, producen una cantidad mayor de mercancías que otras empresas con el mismo tiempo de trabajo (incluso cuando se suben los salarios).

Este es un fenómeno típico del capitalismo, en el cual hay empresas con tecnologías muy distintas compitiendo entre sí, tanto dentro del país como a nivel internacional. Dada esta diferencia tecnológica algunos trabajadores aparecen como menos productivos que otros, por lo tanto la única forma para competir para las empresas de tecnología menos avanzada es bajar el salario, así se reducen los gastos y se aumenta la explotación laboral (la cuota de plusvalía). La razón de que los salarios de los países menos desarrollados sean tan bajos es esta, es la única forma que tienen, dado su escaso desarrollo tecnológico, de competir en el mercado internacional con países más desarrollados.2

Las economías centrales de la UE, sus principales promotores y beneficiarios, han apostado por un modelo de exportaciones basado en alta tecnología, en lugar de en salarios bajos. Alemania, Finlandia, Holanda, Austria, Dinamarca y en menor medida Francia, cuentan con industrias altamente robotizadas y una amplia utilización de tecnologías avanzadas; otros países europeos, en cambio, no han desarrollado este modelo y sus industrias tradicionales han ido quedándose por detrás, al igual que los salarios de sus trabajadores.

Es cierto que muchos alemanes, holandeses, austriacos... tienen problemas serios para llegar a final de mes, pero sus tasas de paro son inferiores a la española, sus salarios medios son superiores (aunque allí las mercancías son también más caras), trabajan menos horas y son más productivos que los españoles. Y dado que no hay ninguna evidencia genética que demuestre que los españoles sean más torpes o inútiles que los alemanes, hemos de suponer que esto se debe a las distintas condiciones tecnológicas en que se explota el trabajo. Los distintos niveles de tecnología, que están influidos por la estructura económica que adopta el país, es el origen de éstas diferencias.

Así que la pérdida en competitividad es inevitable, pero esta pérdida será mucho más grave para las empresas que hayan apostado por aumentar sus ganancias bajando los salarios que para aquellas que hicieron mayores inversiones aumentando con la tecnología la productividad del trabajo.

En los últimos años se ha popularizado el termino precariado. El precariado sería algo así como el sector de la clase obrera sometido a peores condiciones laborales, con jornadas partidas y sueldos muy bajos. Este sector de la clase obrera se ha incrementado mucho desde la crisis, hemos visto como en España se ha apostado por el precariado, poco productivo, altamente explotado y muy barato.

Así que cuando nuestro políticos dicen que esta medida nos hace menos competitivos están omitiendo una parte muy importante de la cuestión. Están callando que fueron las reformas laborales (tanto la del PSOE como la del PP) las que propiciaron este modelo empresarial. Todos esos europeistas, que nos hablan de las ventajas de pertenecer a la Unión Europea, no nos cuentan los planes de Alemania, Francia y compañía, de convertirnos en una economía subsidiaria, centrada en la producción de servicios. Para entender las claves de aumento del precariado y la apuesta por sectores poco tecnológicos (como el de sol y playa) hay que entender el marco internacional y la posición que nos has sido reservada a los países mediterráneos y periféricos dentro de la UE. En la tercera, y última, parte de este artículo afrontaremos el problema de la competitividad en Europa y el contexto cíclico en que se propone esta subida del SMI


(1) Marx, 2000 Akal, "El Capital", libro primero, tomo segundo.

(2) Marx, 2000 Akal, "El Capital", libro tercero, tomo primero. "Pero las cosas cambian cuando se comparan las cuotas de ganancia de dos países. En efecto, aquí la misma cuota de ganancia expresa en la mayoría de casos distintas cuotas de plusvalía." Página 86

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook