tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar21112017

Última actualización05:21:01 PM GMT


Avance y ruptura en el movimiento estudiantil

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

La Huelga General Educativa del 9M ha abierto en nuestro país una brecha entre las nuevas y viejas tendencias de lucha estudiantil. Un apasionante baile donde unos y otros, entre pisotones y pasodobles, bregan a los ojos de los estudiantes por ganarse un lugar en la Historia.

Cuando hace unos años los Colectivos de Jóvenes Comunistas teorizábamos acerca de la necesidad de una organización estudiantil estatal no lo hacíamos por capricho, más era justo nuestro análisis en un momento histórico donde la crisis había arrasado ya con millones de puestos de trabajo y arrebatado a los hijos e hijas de la clase trabajadora derechos educativos, entre muchas otras cosas. Sin embargo, algunos no se resignaron y tomando lo mejor de la experiencia práctica de mil batallas, hicieron realidad la tesis del sindicato estudiantil. Hoy estamos en disposición de mejores medios de lucha que en esos años, por eso es preciso examinar qué ha cambiado, dónde nos encontramos y de dónde venimos.

Llegamos de una época de ausente convulsión en las universidades e institutos: el descontento de miles de estudiantes poco se correspondía con las organizaciones estudiantiles, que incapaces de aglutinar y generar la subjetividad para la lucha, se tornaban vagas y desacreditadas estructuras estériles a la sombra de lo nuevo.

El trabajo de masas de cientos de jóvenes comunistas dispuestos a ganar permitió tejer las alianzas -y un primer esbozo del plan- para construir un sindicato estudiantil desde los mismos centros de estudio, contando con el apoyo y la firmeza de un grueso cada vez mayor de estudiantes a la cabeza de las luchas educativas locales y sectoriales.

Por todo el Estado surgían cuadros templados al calor de las grandes movilizaciones de la comunidad educativa contra el 3+2 o la LOMCE. El desarrollo del sindicato ha dependido en gran medida de la actividad cohesionada de estos cuadros, que generosos con el futuro han depositado hoy sus mejores esfuerzos en la herramienta sindical estatal. No se comprende, por tanto, un desarrollo del sindicato fuera del desarrollo de la Juventud, como elemento consciente entre las masas juveniles: los estudiantes en este caso.

A más de ciento quince años de la publicación del ¿Qué hacer? de V.I. Lenin, todavía algunos no han acertado a vislumbrar el papel del comunista en el sindicato, de la relación entre la ideología primaria (tradeunionista) y la ideología socialista o de las tareas prácticas de la Juventud. Una de las enseñanzas que precisamente Lenin señala a lo largo de toda su obra es la de ser fieles a la realidad: un análisis honesto y objetivo de ésta, nos lleva a emprender una táctica justa y acertada.

Al hilo de estas reflexiones, es necesario detenernos en uno de los elementos que diferencia a Juventud y sindicato: el programa. La organización sindical goza de unas reivindicaciones diferentes a las de la Juventud, que son en esencia cortoplacistas (económicas). Sin embargo, este programa de reformas permite a los comunistas imprimir un contenido político profundo, desarrollando la subjetividad del estudiante hacia la ruptura, y creando las condiciones necesarias para el avance de las posiciones revolucionarias. No entender estas diferencias, hallando el programa del sindicato como un vulgar apéndice de la organización de vanguardia sin posibilidad alguna de contenido, significa, en la práctica, no comprender la relación que explicábamos unas líneas más arriba: la relación entre lo espontáneo y el elemento consciente.

Esperamos que estas líneas pudieran servir al lector de Tinta Roja para ahondar un poquito más en los fundamentos leninistas de la intervención de masas y la caracterización de los sindicatos, contextualizando algunas de estas tesis en el momento actual.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook