tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie20102017

Última actualización04:16:00 PM GMT


El running, una carrera de obstáculos en el capitalismo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Correr es uno de los deportes mas antiguos del mundo, su práctica es sencilla, simplemente desplazarse de un lugar a otro. Pero, ¿realmente es tan sencillo salir a correr o a practicar "running" hoy en día?

La irrupción del running ha inundado los parques de atletas amateur que aprovechan sus horas libres para estar más en forma. Se compran las zapatillas más baratas del Decathlon y con una camiseta y pantalón deportivos se lanzan a la intemperie. Cuando ya llevan un tiempo entrenando, los más osados se animan a correr en las famosas carreras populares. Claro, lo que es una extensión de la popularidad del deporte, rápidamente es observado por los monopolios comerciales que están aprovechando este furor del running para sacar tajada.

.......

Mucha gente ha decidido, en los últimos años, comenzar a correr ya que aparentemente es un deporte barato o gratis, fácil de realizar y que permite a quien lo practica adaptar su entrenamiento a su actividad diaria. Aparentemente es más sencillo correr que apuntarte a un gimnasio o practicar algún deporte colectivo. Desgraciadamente el capitalismo no perdona, y los que pretendemos emular a Vladimir Kuts o a los míticos corredores etíopes y keniatas, nos encontramos con una serie de trabas a la hora de correr.

En primer lugar, los hijos e hijas de la clase trabajadora, estudiantes o trabajadores, una vez han conseguido encontrar un hueco para practicar deporte en el frenético ritmo de vida que el capitalismo nos impone, necesitamos un espacio para poder practicar cualquier deporte. En el caso del "running", las pistas de atletismo, cuando las hay, están en mal estado y ocupadas por clubes privados que impiden a la mayoría del pueblo trabajador disfrutar de estas instalaciones. Descartado el uso de estos recintos, la mayoría de personas corremos por parques, veredas, márgenes de ríos y caminos, ya sean urbanos o rurales. La ventaja de esto es que te permite tener un cierto contacto con la naturaleza, aunque la desventaja es que debido a los recortes en mantenimiento de parques y jardines, así como del alumbrado público, a partir de ciertas horas, correr en determinados lugares pueda considerarse una actividad de riesgo

En segundo lugar, existe un elemento común a todos los deportes, que no es otro que el aumento del coste del material deportivo, sobre todo de las zapatillas, y por otro lado la privatización de las competiciones y carreras populares. Hay que recordar aquí que la horquilla de precios de unas zapatillas para correr, y que no te destrocen los pies, están entre los 80 y los 200 euros, lo que hace que mucha gente corra con calzado inapropiado. Aquí vemos de nuevo como el capitalismo aprovecha cualquier cosa para obtener beneficio, y el aumento de la afición por correr no es algo que se libre y reflejo e ello es la proliferación de tiendas especializadas donde se producen verdaderos atracos a mano armada en lo que a material deportivo se refiere.

Pero sin duda, lo más nocivo para este deporte es la privatización de las competiciones, los clubes y las carreras populares. El afán de obtener beneficio a través de cualquier método ha llevado a que grandes marcas de ropa deportiva, de empresas sanitarias ( las mismas que privatizan la sanidad) y de medios de comunicación relacionados con el deporte, patrocinen, o dicho de otro modo, privaticen, carreras que eran organizadas por clubes de atletismo de pueblos, barrios etc... Un ejemplo de esto lo podemos ver en la San Silvestre Vallecana, donde la marca NIKE ha irrumpido de forma clara, aumentando los precios de inscripción y eliminando el carácter popular que esta prueba tenía. Pero la San Silvestre es sólo un ejemplo del aumento de precios a cambio de nada, en lo que a las pruebas deportivas se refiere.

Además, al privatizarlas, los eventos deportivos se convierten en escaparates comerciales donde importa más que las marcas patrocinen y exhiban sus productos a que los corredores estén bien atendidos, con agua, fruta y otra serie de servicios necesarios para finalizar una prueba del estilo de una maratón. Sin embargo, se presta más atención a que el stand de la marca X esté bien colocada a que los servicios, los avituallamientos y otra serie de cuestiones que recaen en el bienestar de los corredores estén en su sitio.

Correr, como cualquier aspecto de la vida, bajo la lógica del capitalismo plantea una serie de dificultades para la clase trabajadora y los sectores populares. No por ello debemos dejar de practicar este deporte, sino organizarnos para que este deporte este al servicio del pueblo y no del capital. La meta de cualquier "runner" es superarse a si mismo cada día y la meta de la clase trabajadora debe ser superar el sistema que le impide incluso el salir a correr.

 


Guillermo de Tuya es responsable de la Comisión de Movimiento Estudiantil del Comité Central de los Colectivos de Jóvenes Comunistas (CJC).

Otros artículos de este autor:

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook