tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue30032017

Última actualización05:42:37 AM GMT


Cómo se reparten las tareas domésticas y su relación con el género

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

Con el cambio en el modelo de producción, el capitalismo, cambió el modelo de familia. Antes del desarrollo industrial el modelo de familia estaba basado en el hombre como responsable del sustento económico y la mujer como encargada de las tareas del hogar. Pero con el desarrollo industrial se hizo necesaria la masiva incorporación de las mujeres al mercado laboral. A la par tenía que seguir siendo la responsable de las tareas domésticas, lo que se traduce en una doble condena para la mujer, por un lado a la explotación laboral y por otro a una opresión familiar y doméstica, lo que hace muy difícil la conciliación entre ambas. Este artículo intenta dar con datos objetivos cual es la situación actual del reparto de las tareas domésticas entre hombres y mujeres y abordándolo desde una perspectiva juvenil.

........

Se considera trabajo doméstico al conjunto de actividades destinadas a producir bienes y servicios orientados al mantenimiento y desarrollo físico, psíquico y social de los que conviven en ese espacio. Los dos componentes principales del trabajo doméstico son las tareas del hogar (plancha, cocina...) y las laborales del cuidado. Es un trabajo sin remuneración salarial, pero que no reciba remuneración no es impedimento para que las actividades que se realizan en el seno del hogar requieran de un esfuerzo y dedicación que en muchos casos supera a otras ocupaciones si remuneradas.

Históricamente ha sido un trabajo femenino, los hombres eran los responsables del sustento económico de la familia y las mujeres de las tareas del hogar y los hijos. Pero la situación no ha revertido con la incorporación de la mujer al mercado laboral.

Analizando el reparto de las tareas domésticas entre los hombres y las mujeres vemos que hay un desigual reparto de éstas, estando asociado al género. El peso de esta labor recae principalmente en las mujeres.El 84% de las mujeres cocinaban a diario, el 71% limpiaban; mientras que para los hombres estos porcentajes son inferiores: solo el 44% cocinaban regularmente y el 28% llevaban a cabo tareas relacionadas con la limpieza1.

La participación juvenil, de aquellos jóvenes que aún no se han emancipado, en cuanto a la realización de los quehaceres domésticos es mayoritariamente baja. De hecho, en todas las actividades domésticas aparece un importante colectivo de jóvenes que afirma no realizar nunca o casi nunca dichas tareas domésticas: hacer pequeñas reparaciones (50%), hacer la colada (47%), cuidar de las personas dependientes (35%), hacer la compra (25%), limpiar (20%).Aunque son mayoría la cantidad de jóvenes que consideran similar el nivel de exigencia de los padres entre hijos e hijas (56%), el número de quienes creen que hay una mayor exigencia hacia las hijas (39%) es inmensamente superior al de quienes creen que se les exige más a los varones (1%)1.

Las parejas más jóvenes que viven juntos, son consideradas en los estudios aquellas que son menores de 35 años. Estos estudios reflejan que el reparto de las tareas domésticas tienen un reparto más igualitario, pero sigue siendo la mujer la que lleva la mayor parte de la responsabilidad. Siguen siendo las mujeres quienes desempeñan mayoritariamente estos quehaceres domésticos hacer la colada (74%), la compra (42%), la limpieza (61%) y el cuidado de las personas dependientes (36%). Tan sólo la realización de las pequeñas reparaciones domésticas aparece como patrimonio masculino (75%)1.

El número de horas dedicadas a las tareas domésticas por las personas jóvenes encuestadas se sitúa en unas 10 horas semanales de media (10,06), suponiendo la implicación femenina (11,78) alrededor de tres horas semanales más que la masculina (8,43)2.

En cuanto al tiempo dedicado a las actividades domésticas, también se aprecian diferencias en función de la edad de la gente joven: de las 7,63 horas semanales de media que dicen emplear los más jóvenes (15-19 años), se pasa a las 11,19 horas entre el grupo de mayor edad (25-29 años)2.

Como conclusión podemos decir que la edad y el sexo de las personas jóvenes operan como indicadores de la mayor o menor implicación y frecuencia en la realización de tareas domésticas en el hogar: las mujeres realizan con mucha mayor frecuencia las tareas de cuidado de las personas dependientes, hacer la colada, hacer la compra, la comida o la limpieza; En cambio los hombres se ocupan en mayor medida que las mujeres, únicamente de la reparación de pequeños desperfectos en el hogar.

Esta situación, en la que la mujer es la principal responsable de las tareas domésticas,en muchas ocasiones coloca a las mujeres en el dilema de tener que elegir entre trabajo y familia o intentar conciliar ambas viéndose obligados a recurrir a empleos a tiempo parcial para poder hacerse cargo de las responsabilidades familiares. La incorporación de las mujeres al trabajo asalariado se ve altamente condicionado por las circunstancias familiares, viéndose en muchos casos obligadas a trabajos a media jornada o a abandonar el trabajo. Según una encuesta del INE de 2010 por cada hombre que abandona el puesto de trabajo por razones familiares lo hacen 27 mujeres3.

Para poder reducir el tiempo de trabajo que se debe invertir en las tareas domésticas sería necesario más recursos públicos e infraestructuras de conciliación como son las guarderías, centros de día para ancianos, geriátricos, centros de atención a personas dependientes, asistencia domiciliaria..Las escasas infraestructuras de carácter público y la continua privatización de estos servicios hace cada vez más inaccesible a las familias de extracción obrera poder permitirse afrontar estos gastos.

Notas:

[1] Jóvenes e Igualdad de género, 3 ª encuesta del 2008

[2] ¿Cada vez más igualitarios? Los valores de género de la juventud y su aplicación en la práctica

[3] Mujeres y hombres en Mujeres y hombres en España, Madrid 2010

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

                                    

    

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook