tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab18082018

Última actualización04:00:00 AM GMT


La política del odio: Agresiones fascistas en Zaragoza

  • PDF

Cada día con más frecuencia un latinoamericano de Madrid es agredido y marcado con un "88", una toledana es acosada y agredida por un grupo de hombres (y también marcada) y un grupo de jóvenes de Zaragoza es golpeado y perseguido por el fascismo.

La pasada noche del 16 de septiembre, con el fascismo como protagonista, se dio uno de estos desgraciados episodios en la zona universitaria de Zaragoza: 30 jóvenes del Ligallo Fondo Norte (LFN) agredieron a varias personas simplemente porque no les gustó la vestimente de alguno de ellos. El acoso de estos individuos comenzó en una cafetería, desde la que empezaron a perseguir a 8 personas por la calle; acusaban a  una de estas personas de haberles arrancado una pegatina, realmente sólo buscanban una pelea. La persona a la que ausabanse vió obligado a asumir una pelea de uno contra uno para proteger a sus compañeros. Sin embargo, lejos de cumplir su palabra, en el camino al lugar de la pelea otro amigo que no había hecho nada recibió un codazo, una descarga con una pistola táser que le derribó y una lluvia de patadas en el suelo. ¿Su delito? Estar ahí. Estaban tan ansiosos que no pudieron cumplir ni sus propias normas, unicamente buscaban la violencia.

Los agredidos fueron seleccionados por su indumentaria y sus convicciones políticas, lo que les convirtió en el objetivo de la agresión que, presumiblemente, se buscaba de antemano. El resultado fue una amarga noche donde dos chavales acabaron en el hospital.

Es la cotidianidad de nuestros barrios en la mayoría de ciudades españolas: en el año 2014 se percibía la inseguridad vecinal en los barrios de Madrid y la rabia y frustración de numerosos colectivos que declaraban a grito "¡Jimmy vive, la lucha sigue!" La noche de los sábados y los domingos es noche de fútbol y de "caza" en Mestalla; el fascismo, la xenofobia, el machismo y la intolerancia cubren las gradas de los estadios por grupos a los que los clubes imponen sanciones ridículas; la política del odio ocupa edificios de barrios populares y difunde ideales segregadores entre la clase trabajadora...

Nunca nos podemos cansar de protestar contra la presencia del fascismo en nuestros barrios, más aún, es necesario luchar contra estas organizaciones y grupos que fomentan el odio y el clasismo, y que traen el vandalismo y la violencia a nuestras ciudades y a nuestra juventud.

¡Contra el fascismo, ayer y hoy, en pie de guerra!

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook