tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie14042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Turismo de nieve: ¿salvación o espejismo?

  • PDF

Aunque algunos sitúan el turismo global en cifras de récord histórico en países de tradición turística más longeva, como España, Francia o Italia, el turismo tradicional no parece crecer al ritmo deseado.

España ha ido perdiendo su industria progresivamente desde la entrada a la Unión Europea, abocada a ser un país turístico para los ricos del norte. Esto, y el aumento del turismo nacional (porque ya no todo el mundo puede pagarse unas vacaciones fuera), hace que las entidades turísticas estén haciendo lo posible para diversificar la oferta turística en diferentes aspectos: turismo cultural, gastronómico, de aventura, y cómo no, turismo de nieve.

.........

Pero, ¿en qué consiste este llamado turismo de nieve?

El turismo de nieve no se basa en simplemente en una estación de esquí donde se alquilan cuatro trineos y se bajan pendientes, este turismo comporta una gigantesca inversión: compra de terrenos, restauración, adaptabilidad, medidas de seguridad, instalaciones de pista, accesos, etc..

Son abundantes los casos de valles españoles que, diezmados por la falta de oportunidades y la despoblación, han visto en el "turismo blanco" su salvación. De estos valles, algunos han logrado el éxito, otros, alimentados por cantos de sirena, han visto como la instalación de un complejo de esquí no les ha aportado ningún tipo de mejora de sus condiciones de vida, de hecho les ha desmotivado aún más.

Son conocidos los casos de estaciones de esquí abandonadas por la geografía española, uno de los más sonados fue el caso de la estación de esquí de Llessui, en el Pirineo catalán. Dicha estación que fue vista como una nueva oportunidad para los habitantes de la zona, fue abandonada en 1987 al dejar de percibir las subvenciones que la Generalitat le inyectaba para mantenerla viva.

Más recientemente hemos podido observar como otra estación catalana, en este caso la de Bohí Taüll, ha necesitado ser rescatada in extremis por la Generalitat.

¿Sirve como estímulo económico?

Esta es una pregunta que no se puede contestar de manera categórica, el turismo de nieve atrae a una gran cantidad de turistas a las zonas de las pistas, creando toda una actividad económica en su entorno, la mayoría de ellas en el sector de la restauración, y de los alojamientos turísticos.

Es ineludible pasar por alto los miles de puestos de empleo que la nieve proporciona en España: guías/monitores de esquí, empleados de pistas, recepcionistas, etc..

Pero, ¿logra la temporada de nieve satisfacer las necesidades de empleo de los jóvenes de la zona?

Sólo de manera temporal y en pocas ocasiones afecta a los jóvenes de la comarca, ya que las empresas gestoras de las pistas de esquí suelen contratar a jóvenes que estén dispuestos a pasar por un duro proceso de pre-selección que dura desde principios del mes de septiembre hasta el inicio de la temporada de nieve, allá por el mes de noviembre.

Finalmente, una vez contratados, los jóvenes dependen del buen o mal funcionamiento de la temporada, si la estación de esquí decide no abrir las pistas hasta el mes de febrero, los empleados habrán estado desde septiembre hasta febrero sin saber si finalmente podrán trabajar.

Son pocos los jóvenes que deciden instalarse en las zonas adyacentes a las pistas de esquí, principalmente porque el resto del año, las oportunidades educativas y laborales que encuentran son escasas o prácticamente nulas, y además esos puestos de trabajo no se encuentran ni de cerca con la alta formación que estos jóvenes poseen.

Uno de esos jóvenes es Oscar, un estudiante de 23 años residente en la zona de la estación de Panticosa (Huesca), hace dos años que tuvo que emigrar a Alemania, debido a que le fue imposible dedicarse a la asistencia socio sanitaria por la que había estudiado 4 años.

Nos comenta que en ninguna estación de los Pirineos le permitieron seguir estudiando hasta la confirmación de los meses de trabajo, finalmente decidió aceptar una oferta de trabajo en Dortmund, donde reside junto a diversos compañeros de piso, también españoles.

En definitiva, si el turismo de nieve es una oportunidad de desarrollo para las zonas con menos oportunidades de país, estas oportunidades no se aprovecharán si la gestión de las pistas siguen siendo un monopolio de empresas privadas sin control alguno de las instituciones públicas, que no exigen ningún tipo de preferencia o ayuda para los jóvenes y habitantes de esas zonas.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook