tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie14042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


El poder del “vulgo”, no nos menospreciemos

  • PDF

Cuántas veces hemos escuchado o dicho algo como: "Qué más da lo que hagamos nosotros, si hasta que no cambien ellos no va a cambiar nada." Refiriéndonos al gobierno, a la elite mundial o a esa oligarquía que parece llevar las riendas de la realidad.

........

Parece que nosotros y nosotras, los jóvenes que somos también parte del "vulgo", somos un rebaño tonto de ovejas manejables y sometidas completamente a la voluntad de "grandes hombres" por naturaleza. Así desde tiempos remotos, siempre ha habido dioses, reyes, generales, oligarcas, grandes empresarios... mandando, mientras las capas populares ocupaban un papel pasivo en el devenir de la Historia. Esta teoría la enarbolan aquellos que quieren mantener o justificar este régimen, en el que un puñado de explotadores oprime a la mayoría de la población. Sencillamente, no puede ni debe calar en nuestras mentes.

La teoría marxista ha desmentido esta teoría y da a las masas populares, trabajadoras, el papel determinante que le corresponde. En primer lugar por el simple hecho de que, independientemente de la época histórica de la que hablemos, somos nosotros y nosotras las que tenemos la capacidad de producción. Es el trabajo diario de millones de currelas lo que hace que una sociedad funcione. Por mucho que "los de arriba" cambien, jamás podrían sobrevivir sin el trabajo del pueblo.

En política, la historia se repite. Hay mucha gente que se extraña cuando un estudiante dice que se dedica a hacer política. Como si hacer política fuese solo ir al congreso, o como si estuviese reservada para una clase de "políticos profesionales" (¿Quién? ¿Rajoy, Botella o Rosa Diez? Por favor...). Los que nos relegan a una posición pasiva de ir a votar cada cuatro años son los mismos interesados en mantener la realidad actual, en la que los jóvenes no podemos permitirnos ir a la universidad y trabajar se ha convertido en un "lujo" mal pagado.

¿Quién organizó las grandes revoluciones de nuestra historia sino el "vulgo"? ¿Quién libero a Europa del fascismo sino los millones de hombres y mujeres de procedencia humilde que le plantaron cara? ¿Quién liberó a las colonias de las manos capitalistas sino las masas populares de esos países? ¿A quién le corresponden los grandes cambios de la humanidad, sino al "vulgo"?

"La revolución es el triunfo de los oprimidos y explotados. Jamás la masa del pueblo es capaz de mostrarse tan activa y creadora como durante la revolución. En esos momentos el pueblo es capaz de realidad milagros..." Decía Lenin, quien defendió el protagonismo de la clase obrera en todos los aspectos de la sociedad hasta el final.

Evidentemente, los capitalistas están interesados en mantenernos al margen. Usan y usarán la policía, el ejército, la justicia, la religión, la escuela... para reducir nuestro papel en política lo más mínimo, o para orientarlo hacia algo que no signifique un peligro para su posición de privilegio. Esto no significa que no tengamos nada que decir. La política es un terreno de lucha de clases, en el que no solo cuenta la voluntad de los capitalistas; sino también nuestro empeño en defender nuestros intereses. Cuando seamos capaces de responder con la fuerza y la organización suficiente a sus políticas (como lo han hecho los trabajadores de Coca-Cola ante el ERE), pondremos fin a sus propósitos y empezaremos nosotros y nosotras a decidir sobre nuestro futuro. ¿Por qué, cuantos estudiantes apoyan la EU 2015, o la Ley Wert, o el 3+2?

Somos nosotros y nosotras, y no Pablo Iglesias ni ninguno de esos "grandes hombres" los que nos sacaran del apuro. El sometimiento de los trabajadores y los sectores populares, y la apropiación injusta de su trabajo; es únicamente posible cuando precisamente ese vulgo está políticamente sojuzgado, cuando en la vida política está asegurada la dominación de la oligarquía. Por esto, solo podremos ocupar el papel que verdaderamente nos corresponde en la Historia cuando el poder de los explotadores haya sido derribado.

Para ello, la lucha política diaria es de vital importancia. La lucha desde los sindicatos y asociaciones estudiantiles, como lo fue la huelga del 26 de Febrero o la ya convocada huelga del 24 de Marzo [a la que ya se han unido sindicatos como el Bloque Estudiantil de la Universidad de Málaga (BEUMA), Frente Estudiantil Unificado de Burgos (FEUB), Bloque Estudiantil de Valladolid (BEV) o Front Estudiantil Unificat (FEU)], la unidad desde la base en cada centro de trabajo en torno a organizaciones combativas como los Comités para la Unidad Obrera (CUO)...

Es hora ya de dejar de creernos teorías que solo les benefician a ellos, y asumir la responsabilidad de cambiar las cosas. Porque la realidad puede cambiar, pero no lo hará sola.

Mikel Tapia, Subdirector de Noticias de Tinta Roja

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook