tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie14042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Los rectores en las universidades y su papel en la destrucción de la educación pública

  • PDF

Seguro recordaréis una noticia que sacudió los medios hace escasos cuatro meses: fallecía a los 79 años de edad Emilio Botín, presidente del Banco Santander y uno de los grandes paradigmas del capitalismo en España. Un ataque al corazón se llevaba por delante la vida de este personaje que, sin duda, entrará en el libro negro de la historia de nuestro país. Pero hoy no estamos aquí para hablar de uno de los mayores responsables del saqueo a la clase obrera. No, estamos para hablar de aquellos que cuando moría esta ave de rapiña, afirmaban lo siguiente:

........

"La Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) quiere expresar, en nombre de todos los Rectores, su enorme pesar por el fallecimiento del Presidente de Banco Santander, D. Emilio Botín. El Presidente Botín mostró siempre un fiel compromiso con la Universidad y con la CRUE, que se materializó a través de innumerables gestos y acciones (...). Reiteramos nuestras condolencias por la triste noticia y recalcamos la inestimable colaboración de D. Emilio Botín con el Sistema Universitario Español. Gracias a sus acciones y a su apuesta por la Universidad, "el Presidente", como siempre le recordaremos, tuvo, ha tenido y tendrá siempre, un enorme calado en la educación superior de nuestro país."

Probablemente te llamé la atención como una asociación como la CRUE, donde hay medio centenar de universidades públicas, no solo lamente la muerte de Botín, sino que exalten su figura y le reconozcan como un fiel defensor de la educación superior cuando, precisamente, fue él y su grupo quienes estuvieron enormemente interesados en entrar de cabeza al control de la universidad pública para convertirla en un negocio y no en un derecho, tal como progresivamente viene ocurriendo en los últimos años.

Es realmente chocante como equipos directivos de las universidades públicas se atrevan a poner lazos verdes en defensa de la enseñanza pública en un lado de la chaqueta y en el otro luzcan sin remordimiento alguno un lazo negro en honor a "el Presidente", como a los rectores cariñosamente llamaban a Botín. Menuda contradicción ¿Algo falla, verdad?

En realidad no falla nada, los rectores cumplen exactamente con su papel, papel del que son plenamente conscientes. Los rectores y decanos, y sin querer decir que no pueda haber alguna excepción en algún remoto punto de la península o las islas, son en efecto auténticos cómplices de la destrucción de la educación en general y la universidad pública en particular.

Seguramente, cada universitario que lea este artículo habrá vivido diferentes experiencias con sus respectivos rectores. Los hay quienes directamente se posicionan de manera frontal contra las luchas estudiantiles y de los trabajadores en sus universidades, apoyando casi sin fisuras las diferentes medidas que vayan en camino de los planes del Espacio Europeo de Educación Superior y otro tipo de recortes laborales y sociales.

Aunque en última instancia todos acaben de una forma u otra posicionándose en esta línea, nos encontramos rectores que aparentemente se posicionan en la misma trinchera junto con los estudiantes y trabajadores. De esta forma aparecen declaraciones en defensa de lo público, lazos verdes, más declaraciones, algún acto para hacerse la foto, nuevas declaraciones por lo público, declaraciones, muchas declaraciones, palabras. Pero todo el mundo sabe que las palabras se las lleva el viento.

Aquellos equipos directivos que se agrupan en este bloque, como el de la Universidad Complutense de Madrid, procuran canalizar todas las luchas estudiantiles hacia la vía institucional. Y ciertos sectores del movimiento estudiantil, a veces de una manera más velada y otras más abierta, acuden felices a apoyarles. PSOE, IU y Podemos son sus máximos valedores. Todo por las instituciones es su máxima, estar presentes en ellas a toda costa, ganar mayorías formales sin saber analizar los límites de éstas. Para estos sectores estar en todos los órganos posibles es un fin en si mismo, las luchas estudiantiles son mas bien la herramienta para alcanzar ese fin y no al revés como debería ser.

Pero cuando las palabras se las lleva el viento vienen las porras. De nuevo el rector Carrillo de la UCM, el del lazo verde, es quien mejor aprendida tiene la lección. En las últimas huelgas convocadas por el estudiantado desde hace dos cursos, ha sido uno de os máximos responsables de la brutal represión contra estudiantes. Mismamente, en las huelgas de marzo del curso pasado, más de 50 fueron los detenidos tras dar permiso a la policía antidisturbios para que entrara en las instalaciones de la universidad. Son con hechos como estos, y no con palabras, cuando se demuestra de que lado de la trinchera se está.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook