tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab10042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


La necesidad de la organización frente a la represión

  • PDF

Los CJC no tomamos nuestra forma de organización por casualidad, el modelo organizativo leninista seguido por los proyectos comunistas en todo el mundo tiene una base muy importante de defensa frente a los ataques que el Estado burgués ejerce contra las organizaciones de carácter revolucionario. Así, en la fase actual del capitalismo donde se golpea a las estructuras combativas, es de vital importancia tener una estructura interna cohesionada, de manera tal que si cayera una parte de la organización, en ningún momento se conseguiría tirar abajo la estructura completa y la organización seguiría funcionando.

........

Las clases dominantes han desatado en los últimos años una campaña anticomunista a escala mundial de unas dimensiones como no se recordaba desde hace muchos años. En nuestro país los casos de represión se incrementan de una manera abrumadora. En los últimos días, hemos conocido la sentencia del caso del joven madrileño Alfon que se enfrenta a dos penas de prisión de 4 años y 1 año respectivamente, en una escenificación total del ataque del estado burgués a los elementos más concienciados de la sociedad. Y también el apaleamiento a los trabajadores de Coca-Cola por negarse a dejar que desmantelasen la fábrica.

Ejemplo de represión contra militantes consecuentes y combativos hay muchos y nuestra organización no está exenta de ellos. El PCPE y los CJC hemos sufrido en nuestras carnes los ataques del Estado en años recientes. En junio de 2011 se producía la detención de cinco camaradas asturianos y el 1 de diciembre de ese mismo años tres camaradas catalanes se enfrentaron a un juicio farsa, todos ellos bajo falsas acusaciones que no llegaron a ningún lado. Aunque fueron situaciones dolorosas para nosotros supimos afrontarlas como la situación lo requería. El Partido y la Juventud actuaron como uno sólo en todo el estado pidiendo la absolución para todos nuestros camaradas y recabando una solidaridad necesaria en estas situaciones. La victoria conseguida no hubiera sido posible sin los elementos aquí situados, sin la presión ejercida a lo largo de todo el Estado por parte de la organización, actuando en esos momentos difíciles de manera totalmente organizada y con unas metas bien fijadas.

Cada acción en la que participamos los comunistas se rige por el criterio de alcanzar la mayor eficacia posible en la defensa de los intereses del proletariado y los sectores populares, y nuestra fuerza se apoya en ellos. Ante cada golpe del enemigo, ante cada caso de represión, la organización activa de inmediato la lucha de masas en su entorno. El objetivo: hacer pagar al enemigo de clase el mayor precio político posible fruto de esos lazos esenciales con las masas. Cada episodio de represión debe ser explicado como la manifestación del carácter clasista del estado, denunciándolo como instrumento de dominación y opresión capitalista, llevando a cabo esa lucha ideológica contra el capitalismo.

Frente a todas estas situaciones cobra mayor importancia aún el centralismo democrático, la columna vertebral para la vida organizativa del proyecto y que explica la unidad dialéctica entre el centralismo y la democracia. Tanto la dirección como la estructura y la línea política de la organización son fruto de la responsabilidad colectiva de la misma, con tres principios muy claros: dirección colectiva, principio de crítica y autocritica y principio de disciplina consciente.

La férrea organicidad del partido y el centralismo democrático toma especial importancia en periodos complicados, como la clandestinidad. Nos referimos a aquellas situaciones difíciles y adversas donde la estructura sigue operativa, donde si cae una célula los camaradas saben de la importancia de ser fieles al proyecto y no dar "ni un tantico así" a los enemigos, donde somos conscientes de que de esta manera el proyecto sigua adelante, mientras se repone del ataque sufrido a manos del Estado.

La importancia de la seguridad en todos los aspectos de nuestra vida, tanto personal como militante, es extrapolable a los tiempos en los que nos encontramos como veíamos anteriormente. Debemos entendemos que la necesidad de organizarse se torna imperante, pues el riesgo de sufrir la represión en nuestras carnes disminuye si nuestra acción es de carácter colectivo. Solamente asumiendo e interiorizando la importancia del centralismo democrático como herramienta del Partido Comunista frente a los ataques externos, y manteniéndonos firmes, cerrando nuestras filas mientras aguantamos estoicamente y avanzamos hacia el fortalecimiento del Partido Comunista, será posible vencer a la represión del estado capitalista.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook