tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab10042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


El papel de las redes "sociales" como fomentadoras del individualismo en la juventud

  • PDF

Con la extensión del uso de internet podemos comprobar cómo la juventud se pasa muchas más horas delante del ordenador y acaba tejiendo sus relaciones en torno a las redes sociales. Algo que en un principio podría no parecer demasiado grave se convierte en un problema cuando vemos que todos estos jóvenes acaban desarrollando unos hábitos nada sanos, sin salir apenas de casa y relacionándose con gente a través de una pantalla en contactos totalmente irreales.

........

El aumento del uso de las redes sociales entre la juventud ha sufrido un gran auge en los últimos años, más de un 82% de la población entre 18 y 29 años utiliza redes sociales, se envían más de 140 millones de tweets al día, los usuarios de redes sociales pasan en éstas 1 de cada 6 minutos1... Todo un fenómeno, ¿pero en que se traduce todo ésto?

En principio podría parecer que ello conllevaría a un gran aumento de las relaciones entre los jóvenes. También podría parecer (y habrá quien así lo crea) que con las redes sociales se crea una mayor cohesión entre la juventud. Pero nada más lejos de la realidad. Nada tiene de beneficioso que los jóvenes pasen horas delante del ordenador tejiendo un círculo de amistades alrededor de una red social, un determinado videojuego o no se sabe qué foro, convirtiendo toda su vida en un viaje del trabajo o centro de estudio a casa y viceversa.

Los problemas se agravan aún más cuando surgen relaciones sentimentales a través de dichas redes entre gente que no se ha visto nunca o vive a muchos kilómetros de distancia. Porque -evidentemente- internet no es un lugar seguro ni adecuado para mantener relaciones y más cuando uno es muy joven.

Un motivo es que la característica fundamental de webs como Facebook, Twitter o páginas directamente destinadas a buscar pareja, como Badoo o Meetic, es que le dan al usuario la oportunidad de ser alguien completamente nuevo, con todo lo que ello significa.

Si estas relaciones no están condenadas al fracaso, sí lo están como mínimo a un camino lleno de trabas y obstáculos debido a que dependen sí o sí de internet y resulta imposible conocer a una persona de verdad así, sin un contacto físico en el que se puedan expresar de tú a tú los miembros de la pareja para conocer las reacciones de la otra persona. Si -como siempre se ha dicho y más que demostrado está- no conoces de verdad a una persona hasta que no convives con ella, menos aún la puedes conocer si ni siquiera comparten experiencias reales con ella.

¿Y cómo afecta ésto a la lucha de la juventud por sus derechos tan atacados hoy en día? La respuesta es muy sencilla. Un joven que únicamente vive por y para estar conectado a internet, sin tener ningún contacto con la vida real más allá de las paredes de su cuarto, es imposible que se de cuenta de los problemas que acontecen a su clase social.

En el propio funcionamiento de las redes sociales vemos cómo éstas mismas no tienen ningún reparo en censurar determinados contenidos que llamen a los jóvenes a luchar por su derechos y prefieren que su activismo no pase del puro "folclore" hacia determinados ideales. Así se da el caso de jóvenes que, por el hecho de pasar mucho tiempo en internet, saben mucho más de la lucha del campesinado de cualquier país asiático que de los problemas que tienen los trabajadores del comercio que hay debajo de su casa. En la misma línea, saben mucho más acerca de las diferentes polémicas habidas en el Movimiento Comunista Internacional durante la historia que de las leyes básicas de derecho laboral para ayudar en cualquier conflicto laboral.

Pocas cosas le salen más baratas al sistema y además le plantean menos problemas que una juventud totalmente absorbida por internet y que base su día a día en estar buceando en la red.

¿Cuál es la labor de la Juventud Comunista en estos casos? Denunciar ante la juventud la realidad a la que nos están condenando y fomentar un ocio diferente, basado en la socialización sana de los jóvenes en instalaciones y espacios donde nos podamos ver la cara, compartir momentos y no tener miedo a que detrás de la pantalla haya una mentira que pueda derivar en serios problemas.

Notas:

[1] 30 datos estadísticos sobre los medios y redes sociales que las empresas deberían conocer.


Cristian Ferrer es miembro del Comité de Redacción de Tinta Roja.

Otros artículos de este autor son:

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook