tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab10042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Televisión u organización, esa es la cuestión

  • PDF

Hoy en día no son pocas las personas que consideran como una gran prioridad salir en la tele para conseguir los objetivos que nos marcamos en cada lucha, sea una lucha parcial y concreta o la lucha general contra el capitalismo. Mientras, ignoran sistemáticamente la creación, el desarrollo y el fortalecimiento de la organización los trabajadores, los estudiantes y los vecino, cada uno en su realidad concreta.

........ 

Los últimos años han estado marcados por un aumento en las luchas sociales en todos los ámbitos. Las luchas contra la privatización y mercantilización de la educación o contra la bajada de los salarios y el abaratamiento del despido han sido las más sonadas. Estas luchas se han articulado en lo concreto mediante las huelgas generales del 29S de 2010, 29M de 2012 y 14N de 2012 y en las huelgas estudiantiles o educativas de los últimos años.

Podríamos pensar que dichas convocatorias han contribuido a crear, desarrollar y fortalecer la organización obrera y popular, es decir, que habrían servido para que los trabajadores, los estudiantes y los vecinos en los barrios hubieran tenido una experiencia concreta de lucha y empezaran a pensar (aunque fuese de manera instintiva) que la organización es el arma más potente de la que disponemos. Pero para nuestra desgracia, esto dista mucho de la realidad que vivimos.

Son muchas organizaciones, políticas o sindicales, las que diseñan toda su estrategia de intervención – por ejemplo en una manifestación, concentración, movilización, etc... – en base a aparecer en los medios de comunicación, dejando completamente de lado el fortalecimiento de la organización obrera y popular. Por tanto, según su lógica, cuanto más llamen la atención más fácil es que la televisión los saque. E igualmente para salir en la tele no pueden lanzar un mensaje muy elevado porque entonces los medios de comunicación les censurarían, pues no olvidemos que en España, como país capitalista, son propiedad de grandes empresarios.

¿Por qué la diseñan así?, porque todo el mundo ve la tele, escucha la radio y lee el periódico. Ahora cabría preguntarnos, ¿qué televisión, qué radio y qué periódico llegan a todos los rincones del país? Si tenemos en cuenta la situación organizativa de la clase obrera y los sectores populares en España, podemos descartar totalmente que cualquiera de estos medios tenga un carácter mínimamente popular. Además, mirando su accionariado – es decir, quien financia ese medio – descubrimos una gran relación con los monopolios españoles.

A pesar de ello se participa en dichos espacios, cosa que en ningún caso es mala por sí misma. Sin embargo, es verdaderamente criminal organizar toda la intervención de cara a los medios en detrimento de la organización de los trabajadores, los estudiantes o los vecinos del barrio, cuando se es consciente de esta realidad.

Estos oportunistas, valorando ciertas cuestiones correctamente, finalmente determinan erróneamente las prioridades. Dicen que hacer política es comunicar. Para nuestra desgracia, como oprimidos que somos, no determinamos las reglas de la batalla, sino que las reglas las "hace" el enemigo y por tanto hay que adaptarse a la situación, valoración general con la que estamos de acuerdo. Pero para ellos, en lo concreto esto se traduce en la participación prioritaria en los medios audiovisuales, principalmente la televisión, con el fin de disputar la hegemonía o sentido común; ideas como democracia, soberanía, derechos fundamentales, etc... pero en ningún caso bajo la óptica clasista, recordemos la autocensura que se imponen para esquivar la censura del medio correspondiente o para llegar a la gente.

Es innegable que a día de hoy los medios de comunicación, tras la llegada y el uso masivo de internet, han cambiado y con ello, en parte, la forma en la que recibimos la información sobre cualquier ámbito y la importancia que le damos.

Sin embargo, en ningún caso este nuevo paradigma en la comunicación nos puede enfrascar en los medios audiovisuales. Tampoco la latente crisis en la cúspide, que en los medios de comunicación se manifiesta con un amplio espacio para la política en todos los programas y telediarios, nos debe mantener la cabeza ocupada en cómo meter el hocico en dicho programas.

Los comunistas comprendemos que hay que estar en todos lados, y que la televisión también constituye un espacio, ya que todo el mundo la ve. Pero también hay otros espacios, que no sólo se ven, sino que se viven y por lo tanto son más importantes: la realidad concreta de la trabajadora que ha oído un rumor sobre declaración de un ERE en su empresa y bajada de salarios para el resto de la plantilla, la realidad concreta del estudiante de extracción obrera y popular que ha sido expulsado de la universidad y que no ha conseguido plaza en la FP para este año , y la realidad de aquellos vecinos que ven cómo cada vez hay más droga en el barrio y faltan instalaciones deportivas para sus hijos e hijas.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook