tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie14042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Entre la academia y la fábrica: La clase obrera y los titulados universitarios

  • PDF

En pleno proceso de proletarización de las capas medias, son muchos los titulados universitarios hijos e hijas de pequeños propietarios que pasan a las filas de los asalariados. Esto hace que muchos conserven cierto "elitismo" por su origen de clase y rechacen formar parte de la clase obrera negando a la vez su papel de vanguardia. Estas ideas instintivas son además reforzadas por intelectuales y organizaciones oportunistas. Sin embargo, es necesario que los intelectuales y titulados universitarios comprendan el papel de vanguardia que tiene la clase obrera en la lucha por la mejora de las condiciones y la toma del poder, para poder mejorar también sus propias condiciones de vida en sentido revolucionario.

........

Es curioso comprobar cómo nuestra posición social condiciona nuestra forma de pensar. Pondré un ejemplo para ilustrar esto. En el movimiento estudiantil, que es un movimiento absolutamente heterogéneo de distintas capas y clases sociales, nos encontramos participando activamente a muchos hijos de pequeños y medianos propietarios. Algunos de ellos se oponen abiertamente a las reformas educativas, pero se oponen principalmente porque les empujan a la proletarización, a tener que abandonar los sueños de tener grandes sueldos y empresas y tener que mancharse las manos en un bar o una obra; manteniendo bajo un discurso pseudo-revolucionario contra las reformas del gobierno el carácter elitista propio de su clase.

Hoy en día podemos comprobar cómo desde distintas asociaciones y agrupaciones políticas, véase PODEMOS o IU, se define a la "gente" o a los "ciudadanos" como principales motores de un supuesto cambio. Organizaciones como la Oficina Precaria, proyecto que nace de Juventud Sin Futuro, tratan incluso de crear nuevas formas sindicales que ya no hacen si quiera mención a la clase, y definen lo que es un estado de trabajo "la precariedad", como una clase en sí misma, el supuesto "precariado".

De nuevo lo mismo que el estudiante de antes, proponer grupos poco definidos, interclasistas, reflejando así el rechazo al papel revolucionario de la clase obrera, el miedo a admitir abiertamente el proceso de proletarización cada vez más evidente de amplias sectores de la capas medias. La mayoría de los organizados en estas estructuras son titulados universitarios, los cuales tras terminar sus estudios pasan a las filas de los asalariados en condiciones laborales de abierta explotación. Muchos de ellos tienen un origen pequeñoburgués, lo que les ha permitido cursar sin problemas todos sus estudios, terminar su carrera, cursar un master, etc. Pero los monopolios, en plena crisis estructural, tienden a empobrecer a estas capas medias, a introducirlas dentro de las amplias masas de parados o trabajadores temporales para que reduzcan a la baja los salarios permitiendo aumentar los beneficios de dichos monopolios.

Esta resistencia a no admitir abiertamente que ahora forman parte de los asalariados o directamente el rechazo de que estos sean el sector más revolucionario de la sociedad tiene también sus propio sustento teórico. Los señores Michael Hardt y Antonio Negri defienden abiertamente la extinción de la clase obrera y la pérdida por tanto de su papel revolucionario: "Detesto a la gente que dice: la clase obrera ha muerto pero la lucha continúa. No. Si la clase obrera ha muerto - y es cierto - es todo el sistema que depende de esos equilibrios de fuerzas el que está en crisis" ₁ Ambos autores defienden que la época del imperialismo ha caducado y que en la actual época domina la producción inmaterial. La era de los servicios ha hecho desaparecer a la clase obrera del campo revolucionario, ha sustituido a las organizaciones centralizadas por redes horizontales y pone en la picota de la rebelión a "la muchedumbre".

¿Pero es acaso cierto lo que proponen estos autores? ¿De verdad ha entrado en "crisis" la contradicción capital-trabajo, que es la que sustentaba el papel revolucionario de la clase obrera? Hoy en día, un puñado de monopolios controlan la producción a nivel global, empresas como la "Ford Motor Company" extienden su producción por 96 países y poseen cerca de 350.000 empleados ₂ (sin tener en cuenta las subcontratas). Lejos de haber entrado en crisis, la contradicción capital-trabajo se ha internacionalizado, la producción es cada vez más social, cada vez más trabajadores participan en distintos lugares del globo en la fabricación de un mismo producto y sin embargo la propiedad de estos medios de producción está agrupada cada día en menos manos. El aumento de trabajadores en el sector servicios y el uso de medios informáticos solo refleja el desarrollo de los medios de producción y distribución de lo producido, pero no los cambios en las relaciones que se dan en la producción, que siguen teniendo el carácter de propietarios y desposeídos.

Visto que la masa de asalariados no ha disminuido sino que aumenta continuamente en todas las partes del mundo a través del expolio, la guerra y la ruina de los pequeños propietarios; es necesario saber que el papel preponderante que Marx, Engels y Lenin daban al proletariado entre las masas trabajadoras no se definía ni por términos de "pobreza" ni por "número". No es cuestión de ser los más pobres o de ser cuantitativamente más, sino que al situarse en el centro de la producción se enfrentan cara a cara con la contradicción capital-trabajo, con el método de explotación de los capitalistas, y por tanto están mejor situados para asimilar y entender la esencia del sistema.

Así pues, es necesario que la academia se sitúe tras la fábrica, que los titulados universitarios y los intelectuales se organicen para defender sus intereses, bien en los centros de estudio mientras estudian, bien en los Comités para la Unidad Obrera cuando pasen al mundo laboral o bien en el barrio en cada lucha vecinal; pero en íntima alianza con los que todo lo producen y por tanto todo lo mueven, que no se dejen atraer por sus ideas instintivas reforzadas por los cantos de sirena de las organizaciones oportunistas y sepan comprender que la superación del capitalismo solo pasa por que sea la clase obrera la que tome el poder, socializando la producción e iniciando el tránsito hacia la sociedad sin clases.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook