tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab10042021

Última actualización09:36:03 AM GMT


Las vacaciones y la juventud

  • PDF

¿Quién es el valiente joven que se va de vacaciones con escasos ingresos, teniendo que trabajar en verano, estando a la espera de una llamada para ponerse a trabajar inmediatamente o pendiente de los frecuentes cambios de turno que los empresarios aplican hoy en nombre de la flexibilidad laboral?

Ni siquiera nos permiten disfrutar de un descanso en verano para reponer fuerzas y muchas veces, si queremos ir de vacaciones, tenemos que recurrir a irnos al pueblo. Las propias estadística de la burguesía demuestran cómo ha bajado el gasto en ocio, igual que reflejan los precios inasumibles que tiene este sector.

........

Durante estos meses en las páginas del Tinta Roja se están realizando una serie de reseñas sobre lugares que visitar. Como podrán observar los lectores, no se proponen largos viajes, estancias de varios meses, ni hospedarse en los hoteles con más estrellas de la localidad de turno, y esto es fundamentalmente porque la juventud de extracción obrera y popular no podemos permitirnos esos lujos, reservados a unos pocos.

En primer lugar nos encontramos en aquellas situaciones donde el irse de vacaciones resulta plenamente incompatible con la situación laboral. Hay que tener en cuenta que alrededor de 344.000 jóvenes entre 16 y 29 años trabajaron el verano de 2013 en el sector de la hosteleria, así como cerca de 352.000 en el verano de 2012. Para estos jóvenes trabajadores en la mayor parte de las ocasiones sus viajes más largos son de su casa al centro de trabajo y viceversa, y sus tiempos de descanso tienden a ser cada vez menores con incumplimientos constantes de los distintos convenios del sector en lo que a descansos se refiere.

Hay que anotar que este sector se nutre de manera muy importante de jóvenes trabajadores que estudian, y cuya principal fuente de ingresos para el resto del año es el salario de estos meses de verano. No hace falta ser un sesudo analista económico para darse cuenta que los cada vez más escasos salarios en verano no son suficientes para vivir dignamente durante el curso viéndose así muchos de estos jóvenes obligados a salir del mundo académico debido a los costes que les supone.

Igualmente ocurre con los trabajadores jóvenes de muchos otros sectores, sobre todo teniendo en cuenta la alta tasa de temporalidad de los empleos juveniles, que se sitúa en porcentajes sobre el 65%. Esto hace que muchos deban estar pendientes de la llamada a trabajar, en muchas ocasiones de una Empresa de Trabajo Temporal, así como de los constantes cambios de turno, acrecentados por la reforma laboral que no solo  impiden disfrutar de unos días de vacaciones sino incluso del suficiente tiempo de descanso diario.

En cuanto a aquellos jóvenes que no trabajan en verano, en muchos casos dependen de sus familiares, especialmente los de menor edad, para poder irse de vacaciones. En un contexto con casi 6 millones de parados de los cuales un amplio porcentaje no recibe prestación económica alguna, es obvio que el gasto que pueden afrontar para que sus hijos se vayan de vacaciones es prácticamente nulo.

A este respecto podemos observar como el gasto medio de las familias en ocio, espectáculos y cultura experimentó un descenso del 8% en el 2013 respecto al año anterior, lo cual supone una media de 133 euros menos dedicados a estas partidas. Datos muy parecidos nos encontramos para el gasto medio en hoteles, cafés y restaurantes que descendió un 8,5% en ese mismo periodo, lo que implicó verse reducida esa partida de los presupuestos de las familias en unos 133 euros de media.

Estos datos no suponen tampoco que ningún joven de extracción obrera y popular se vaya de vacaciones. En los casos que así ocurre o bien los viajes que realiza son a lugares dentro de su propia provincia, localidades donde residen familiares o viaje en compañías de bajo coste. En estas mismas coordenadas se entiende el aumento de un 3,2 % de las pernoctaciones en establecimientos extrahoteleros (campings y similares) mientras que en los hoteles aumentaron un 2,0 %, estableciendo la comparativa entre junio de 2013 y junio de 2014.  

En este aumento de las pernoctaciones hay que señalar que también se tiene en cuenta aquellas realizadas por turistas extranjeros, además, y esto es válido para los datos anteriormente aportados, las estadísticas no tienen en cuenta la composición de clase, por lo que a la espera de los datos del gasto medio de las familias para este año 2014, no podemos señalar que se haya experimentado en ningún modo un aumento generalizado de dicho gasto en los presupuestos de las familias de extracción obrera y popular.

En este punto podemos señalar el constante aumento de los precios, así pués si tomamos como base 100 los precios del año 2002, los precios de los campings se sitúan en 147,8 la tarifa normal o 152,2 si establecemos la comparativa entre campings de tercera categoría. Igualmente ocurre respecto a los apartamentos cuyo precio se sitúa en 122,77 para uno de entre 2 y 4 plazas.

En el caso de los hoteles las estadísticas de la burguesía nos ofrecen la comparativa con el año 2008, tomando este como base 100 aquel año, en junio de 2014 se sitúan en un 94,1 de media, pero en el 99,4 para los hoteles de 1 estrella, es decir los más económicos, mientras que en los hostales se sitúa en 95,8.  A pesar de este ligero descenso, el precio medio de casi 70 euros, alrededor de 45 en los de menor categoría invita más bien poco a que la juventud de extracción obrera y popular acuda a los mismos, y eso refiriéndonos al mes de junio, mes en líneas generales de menor coste que el resto del verano, mientras que si observamos los datos que de los precios de agosto ha publicado una conocida web de reserva de habitaciones la media se dispara a los 114 euros.

Llegados aquí podemos concluir, sin riesgo de equivocarnos, que las condiciones de vida y de trabajo de la juventud de extracción obrera y popular, no permiten que esta disfrute de sus vacaciones tal y como le gustaría y le sería necesario para su descanso. Frente a esto los comunistas defendemos un modelo de ocio vacacional para la juventud como el existente en países socialistas como Cuba o la Unión Soviética [*].

 

 

Notas:

[*] ¿Vacaciones para jóvenes? En el socialismo.Kevin Álvarez.10-07-2014

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook