tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar20112018

Última actualización06:24:37 PM GMT


Lucha de clases y el fichaje de Cristiano Ronaldo

  • PDF

CR - Imagen actual

Pocas noticias tienen la capacidad de impactar tanto como la compra de uno de los mejores jugadores de futbol por parte de un club, pero si se trata de Cristiano Ronaldo y que el equipo del cual sale es el Real Madrid, tenemos garantizado que correrán ríos de tinta y que el acontecimiento ocupará durante semanas la atención de los medios de comunicación. Pero no a todos este anuncio les ha sentado bien y no hablamos de los aficionados de la Juventus (los cuales estarán bastante contentos), ni a los madridistas, ni a ningún "tifoso" del resto de equipos del "calcio": nos referimos a un grupo de trabajadores y extrabajadores de la FIAT, empresa de la cual el presidente del equipo de Turín es propietario de un 30%.

112 millones de euros es lo que ha pagado la Juventud de Turín al Real Madrid en la compra de Cristiano Ronaldo, precio al que se le suma los 100 millones que se le pagarán al jugador y los 30 millones anuales que percibirá por temporada. Este dato, que en principio puede dar pie a un debate sobre el mercado futbolístico y la extravagante inflación que lleva sufriendo desde hace muchos años y de lo cual podremos hablar en otra ocasión, a nosotros nos lleva hoy a plantearnos cuál es la retorcida ética que manejan las empresas y en general la que se maneja en los negocios dentro del propio sistema capitalista.

Esta reflexión no viene dada porque si, porque los comunistas cuestionemos "per se" cualquier transacción comercial, el motivo de este escrito está justificado. Y es que antes de centrar el tiro debemos dar algunos datos respecto a quién está detrás de esta compra. Para empezar debemos conocer al personaje principal de esta historia, Andrea Agnelli, presidente del club Turinense, quien mantiene actualmente importantes cargos dentro de la FIAT, principal empresa automovilística italiana, siendo además su familia la fundadora de esta empresa y del monopolio EXOR, teniendo este último en su posesión el 30% del valor de la FIAT. Si le sumamos la influencia política que ha tenido esta familia, probablemente les convierta en una de las familias más poderosas de Italia, sino la que más. Pero todo esto tampoco tendría mayor relevancia si no fuera porque EXOR es el principal valedor del fichaje de CR7 y de este hecho es de donde parte la indignación de muchos, ya que es chocante que el principal grupo accionista de la FIAT financie fichajes multimillonarios mientras aprueba expedientes de regulación de empleo temporales, tanto en Italia como en otras partes de Europa, llegando a afectar incluso a fábricas en territorio español, como en la planta de camiones IVECO (que forma parte del grupo FIAT) afincada en Barcelona.

Esto fue denunciado por extrabajadores de la fábrica de la FIAT en Nápoles, donde denunciaban con carteles el atropello y humillación que supone el ver cómo se invierten 300 millones de euros en un jugador de futbol mientras trabajadores que han trabajado decenas de años en la empresa son expulsados de sus puestos de trabajo. Incluso un pequeño sindicato de la fábrica de Melfi en el sur de Italia convocó jornadas de huelga, las cuales al parecer han tenido muy poco éxito. Pese a ello, es muy relevante el hecho de que apareciese como una noticia importante en muchos medios y que revela la facilidad con la que los trabajadores pueden meter miedo y hacer valer su poder, incluso cuando son pocos.

Ante esto, sabemos por donde saldrán algunos y es que nos conocemos la réplica de memoria: Dirán que "esos 300 millones invertidos muy probablemente van a ser compensados muy pronto a través del cobro de las camisetas y de la propia imagen del jugador". A lo cual nos preguntamos en nuestra obsesiva y sana defensa de los intereses de los trabajadores: ¿Esas ganancias supondrán mejores condiciones para los trabajadores, servirán para crear nuevos puestos de trabajo o para paralizar los ERTES que están en vigor? La respuesta nos la podemos imaginar y es poco o nada esperanzadora. Aunque la noticia verdaderamente triste es que no haya habido una movilización exitosa de los trabajadores, que ante los atropellos de las patronales aun no seamos capaces de defendernos de forma efectiva. Ni ante los ERES, ni para luchar contra la usura de los grandes monopolios.

Eso sí, la familia Agnelli debería recordar una cosa; de donde ha salido su riqueza. Y es que ante la explicación capitalista de que la riqueza de todas estas personas las han generado su inteligencia y su visión para los negocios, los comunistas sabemos que el origen de esos millones de euros tienen como base el trabajo de decenas de miles de trabajadores. Deberían recordar que son esos obreros los que verdaderamente han pagado con su esfuerzo y trabajo el último fichaje de la "Juve". Y que estos trabajadores sin probablemente saberlo, o sin ser plenamente conscientes de ello, han tenido en sus manos la capacidad de poder parar el que es uno de los acontecimientos futbolísticos más importantes de los últimos años. Ojalá algo tan banal hubiese servido para que nos diéramos cuenta del poder que tenemos, pero habrá que seguir esperando, dispuestos como siempre para otro asalto más.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook