tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue17082017

Última actualización02:17:39 PM GMT


El fichaje ideológico de TVE

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Víctor Arribas es uno de los nuevos periodistas que TVE ha contratado para su plantilla, a pesar de que en su trayectoria como parte de Telemadrid acumula diversas vulneraciones a la deontología profesional. Sin embargo, no es esta la única vez que Radio Televisión Española se delata como servicio en teoría público pero en realidad subordinado a los intereses de unos pocos.

No hace mucho conocíamos la noticia del fichaje de Víctor Arribas en Televisión Española. El ex periodista de Telemadrid dirige ahora el programa La Noche en 24 Horas, por un contrato de 65.000 euros brutos que ha sido denunciado por los propios periodistas de TVE calificándolo de "contratación ideológica".

Fue el Consejo de Informativos de TVE quien emitió un comunicado declarando, entre otras cosas, que: "En la trayectoria reciente de Víctor Arribas encontramos una amplia actividad como tertuliano de marcado sesgo partidista. De ser 'parte' muy significada pasa, sin solución de continuidad, a ser juez moderando una tertulia. (...)" Además, en su responsabilidad como editor y presentador de los informativos de Telemadrid se encuentran graves vulneraciones deontológicas: en 2009 la cadena fue condenada judicialmente por "faltar a la verdad" y en los informativos en los que ejerció esa responsabilidad se confundió sistemáticamente información y opinión vulnerando principios deontológicos fundamentales (principios que ahora tendrá la obligación de respetar al estar expresamente recogidos en la Ley de la radiotelevisión pública). Fue el caso, por ejemplo, del tratamiento informativo de la denominada "teoría de la conspiración" sobre los atentados del 11-M".

El fichaje de Arribas es solo un ejemplo de las mil y una estratagemas del capital para implantar por doquier a los voceros del sistema, también en la televisión pública, supuestamente un servicio de todo el pueblo del Estado español que habría de garantizar una información de calidad, fiel a la realidad, comprometida plenamente con los intereses de la mayoría trabajadora. Lejos de eso, hemos podido comprobar en Televisión Española hechos tan paradigmáticos el nefasto tratamiento periodístico del 'Caso Soria'1 o del reciente escándalo de Jorge Fernández Díaz2, así como la emisión de datos erróneos o distorsionados sobre el paro3, un tema al que por cierto se le da menos importancia que lo que suceda al respecto del gobierno venezolano de Nicolás Maduro4.

También en la televisión pública tuvo lugar la emisión en hora de máxima audiencia la película "Sin novedad en El Alcázar"; y el pasado 18 de julio, fecha significativa por conmemorarse los 80 años de la heroica resistencia antifascista al golpe de Estado de 1936, "¡El santuario no se rinde!", ambos filmes clara propaganda de apología al fascismo.

Sin embargo, es erróneo pensar que únicamente en estos cuatro años de gobierno del Partido Popular se han producido manipulaciones, contrataciones de dudosa profesionalidad en la radiotelevisión pública o simplemente transmisiones de información que poco o nada tiene que ver con los intereses de esa mayoría trabajadora de la que hablábamos antes. Ya sea durante la reciente legislatura de Rajoy o la anterior de Zapatero, de forma más velada o más descarada, el gobierno de turno de un Estado capitalista como el español siempre moverá los hilos en connivencia con la clase burguesa más poderosa para asegurarse de que el estado actual de las cosas permanece inmóvil, de que la clase obrera y el resto del pueblo continúan engañados y disuadidos de la fuerza que les llevaría a organizarse para poner fin a su explotación. Y una manera efectiva de conseguirlo es a través de los medios de comunicación masiva, que constituyen junto a la educación o la religión uno de los tradicionales engranajes de la maquinaria ideológica que la clase dominante pone a su servicio para perpetuarse no solo a nivel material sino a nivel intelectual.

Es imprescindible que existan unos medios de comunicación públicos, pero no tal y como se plantean en la actualidad (en el marco de un Estado capitalista), sino dirigidos por y para el pueblo, acorde con un sistema nuevo, que asegure el interés colectivo y con ello el acceso a una información verdaderamente libre.

 


1 http://www.infolibre.es/noticias/medios/2016/09/05/representantes_sindicales_profesionales_tve_critican_tratamiento_del_caso_soria_54325_1027.html

2 http://www.publico.es/politica/redaccion-informativos-tve-rebela-tratamiento.html

3 http://verne.elpais.com/verne/2016/07/05/articulo/1467713808_277042.html

4 http://www.eldiario.es/sociedad/informativos-TVE-dedicado-paro-Venezuela_0_525297615.html

 

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook