tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab29042017

Última actualización09:00:00 PM GMT


Historia reciente de los CJC: Aragón

  • PDF

Mi primer contacto con el PCPE se produjo el Primero de Mayo del año 2008. El año de las luchas contra el Plan Bolonia. Por aquel entonces, con 16 años, yo militaba en el nacionalismo aragonés y, guiado precozmente por algunos textos marxistas que había leído, tenía una preocupación especial por la clase obrera y el movimiento obrero, debido a lo cual dedicaba bastante parte de mi militancia al Sindicato Obrero Aragonés (SOA), en el cual también estaban afiliados varios camaradas del PCPE.

Recuerdo ese Primero de Mayo como uno de los mejores días de mi vida.

Durante la manifestación conocí por primera vez a un joven de los CJC, Carlos, con el cual sigo compartiendo militancia hoy en día y que ha sido pieza fundamental del proyecto en Aragón. Carlos estaba metido de lleno en la lucha contra Bolonia en la Universidad de Zaragoza y me entregó varios folletos informativos que aún guardo. Al finalizar la manifestación varios del sindicato fuimos a tomar algo. Carlos marchó, pero estaba Miguel Galindo, otro de los imprescindibles. Como Miguel estuvo durante un tiempo trabajando y viviendo en la URSS y la RDA, empezó a contar anécdotas de cómo era la vida en los países socialistas. Con ellas quedé hasta tal punto impresionado que aún podría repetir palabra a palabra muchas de las cosas que contó. Para rematar, después de un buen rato hablando, antes de marchar me prestó un libro para que me lo leyera. Era "La Madre" de Gorki, una edición antigua que antaño le había regalado su padre, el también llamado Miguel Galindo, histórico comunista español1. En este Primero de Mayo di mi primer paso hacia la militancia comunista.

Desde aquel entonces fui leyendo cada vez más textos marxistas. Sobre todo al camarada Stalin, que terminó por aclararme todas las dudas que tenía sobre la cuestión nacional hasta el punto de convencerme de que la militancia comunista solo podía ser en un Partido Comunista que luchase en todo el Estado y no en organizaciones nacionalistas.

Otra importante influencia para mí fue Juan Nogueira, poco después elegido Secretario General de los CJC, con quien empecé a tener contacto por inquietudes relacionadas con los países socialistas y sobre todo con Corea del Norte. Juan también me explicó qué eran los CJC y qué se proponían.

Fue a finales de 2009 cuando tomé la decisión de acercarme al PCPE. La realidad que veía en la izquierda independentista cada vez se alejaba más de mis ideas. Sobre todo por su énfasis casi exclusivo en la cuestión nacional y por dejar la intervención en la clase obrera a un plano secundario. Con la excusa de devolver "La Madre" a Miguel empecé a quedar con él para hablar de política. De estas conversaciones hay una cosa que me llamó especialmente la atención. Mientras que por la cantidad de trabajo que sacaban yo pensaba que el PCPE en Zaragoza serían al menos medio centenar de militantes y a nivel estatal bastantes más, la realidad era que no superaban ni la decena. Esto me resultó una paradoja, pero también me hizo ver con claridad que lo importante no era tener muchos afiliados, sino un puñado de militantes convencidos y bien organizados que hicieran una intervención constante, algo en lo que posteriormente me reafirmé, sobre todo tras leer "Hasta mañana camaradas" de Álvaro Cunhal (bajo el seudónimo de Manuel Tiago) y el "Poema Pedagógico" de Antón Makarenko.

Finalmente en febrero de 2010 salí del nacionalismo y empecé a militar en el PCPE. Y sí, digo en el PCPE porque éramos tan pocos en Aragón que era inoperativo separar la Juventud del Partido. Si en total no éramos ni 10, jóvenes apenas éramos 5, así que durante unos meses trabajamos conjuntamente hasta que finalmente hubo cierta separación de las tareas. Esta fecha sería por mayo del mismo 2010, cuando hicimos una charla de presentación de los CJC en el local de Radio La Granja, con la presencia de Juan Nogueira, ya entonces Secretario General y al que yo aún no conocía en persona.

2010 no fue un mal año para comenzar. El 8 de junio se convocó huelga en el sector público y meses después, el 29 de septiembre, se celebró una huelga general contra la primera reforma laboral. Ambas huelgas sirvieron para templarnos y aprender. El movimiento sindical también se unió. Entre la mayoría de los sindicatos al margen de CCOO y UGT se formó una plataforma unitaria denominada "Que la crisis la paguen los ricos" que fue ganando el reconocimiento de cada vez más trabajadores.

A nivel interno la construcción de la organización fue una tarea complicada. Por parte de la dirección central aún no se tenían muy claro las prioridades de intervención e íbamos saltando de un tema a otro sin definir la estrategia. Tan pronto hacíamos una campaña antifascista como estudiantil como de mujer, dejábamos la intervención a medio hacer y saltábamos a la siguiente. No había una hoja de ruta y tampoco disponíamos de unos frentes de masas claros en los que trabajar, por lo que íbamos dando palos de ciego. No fue hasta el IX Congreso del PCPE, en diciembre de 2010, que todo cambió. Este congreso, al que tuve la suerte de asistir como invitado, marcó un antes y un después en la claridad política tanto del Partido como de la Juventud. No obstante he de reconocer que la asimilación, tanto a nivel de Aragón como de Juventud, también costó un tiempo y pienso que hasta el VIII Congreso de los CJC, en marzo de 2013, tampoco se terminó de aclarar la estrategia.

En Zaragoza con apenas 5 camaradas tratamos de desarrollar el movimiento estudiantil en un momento en el que era prácticamente inexistente. Parecía que tras las luchas de Bolonia las organizaciones estudiantiles habían perdido sus reivindicaciones. Aún así, a través de nuestra pertenencia al Colectivo de Estudiantes Progresistas de Aragón (CEPA), junto a compañeros de otras asociaciones, decidimos retomar una estructura de la lucha anti-Bolonia, la ACPU, e hicimos una concentración en la puerta del Paraninfo con motivo de la Junta de Accionistas de Universia2, en mayo del 2011, que sirvió para retomar la actividad del movimiento estudiantil.

Por aquel entonces, como fruto de la colaboración casi diaria en el movimiento estudiantil y el movimiento obrero con la ACPU o la plataforma sindical "Que la crisis la paguen los ricos", decidimos impulsar un proyecto de unidad entre las diferentes organizaciones juveniles de Zaragoza, con la intención de aunar fuerzas para llevar a cabo campañas conjuntas. Este proyecto tomó el nombre de Frente de Lucha Juvenil de Aragón (FLJA)3, un sueño ideal para muchos (entre los que me incluyo) que con los primeros debates empezó a mostrar sus debilidades. Primero fueron los anarquistas los que se salieron, porque no querían reconocer como meta el Socialismo, y después fueron los trotskistas posmodernos ("la nueva izquierda") de Izquierda Anticapitalista, ahora en Podemos, con los que hubo discusiones muy fuertes en relación a su posición ambigua con respecto a la invasión de Libia, que se volvió a repetir después con respecto a Siria. Aún así continuábamos juntos Purna (la juventud de la izquierda independentista), la UJCE, la Coordinadora Antifascista, los CJC y algunos independientes.

Pero algo tan bonito tenía que tener su final y ese final fue el 15M.

Justo unos pocos días antes de la presentación pública del FLJA el 21 de mayo de 2011, estallaron las primeras movilizaciones multitudinarias del 15M, se llenó la Plaza del Pilar y se formó la famosa acampada. Y precisamente es en relación al 15M con lo que se empezaron a producir las primeras diferencias. Fundamentalmente al respecto de qué composición social tenía el movimiento y hacia dónde había que conducirlo. El PCPE y los CJC no podíamos compartir las intenciones de una parte del movimiento que apostaba por que tuviera un carácter apolítico, un discurso dentro de los límites del democratismo burgués y unas dinámicas de movilización y reivindicación dirigidas exclusivamente a la élite formativa (licenciados, diplomados...) y al estudiantado universitario. Pero otras organizaciones no lo vieron así y se metieron de lleno en las asambleas y la acampada, sobre todo la UJCE. Esto también sucedió con los sindicatos de la plataforma "Que la crisis la paguen los ricos", sobre todo la CGT, que abandonó gran parte de su actividad sindical para centrar sus fuerzas en el movimiento 15M y sus derivados posteriores (las "mareas"). A pesar del 15M esta plataforma sobrevivió un tiempo más, consiguiendo formar una gran manifestación con motivo de la primera de las dos huelgas generales que hubo en 2012, la del 29 de marzo4, y prolongarse hasta la segunda del 14 de noviembre5, pero ya afectada por unas "mareas" que terminaron por diluir ese sindicalismo alternativo.

Por supuesto estas luchas y huelgas en unos años de continua actividad política tuvieron una fuerte influencia a los CJC en Aragón. Incorporamos bastantes jóvenes, sobre todo del entorno universitario, entre los que cabe destacar a un grupo importante de la comarca de las Cinco Villas, y con mucho esfuerzo, el 21 de enero de 2012 pudimos abrir el primero Centro Obrero y Popular de España, homenajeando a Antonio Beltrán "L'Esquinazau"6. Como nuestro frente principal era el estudiantil participamos en el éxito de que CEPA, asociación en la que permanecimos hasta finales de 2014, consiguiera un amplio reconocimiento entre el estudiantado, sobre todo universitario. Especialmente me vienen recuerdos de la huelga general del 14 de noviembre en el Campus San Francisco, con una amenaza de ataque por parte de grupos fascistas, que conseguimos paralizar por completo la universidad facultad por facultad y luego nos sumamos a la manifestación convocada en el centro que inundó de obreros y estudiantes las grandes avenidas hasta la Plaza del Pilar.

Gracias a este momento de auge de movilización conseguimos consolidar un Comité Regional de Aragón, el cual hasta entonces se había mantenido con mucha dificultad, dividir la organización en Zaragoza en tres colectivos creando uno específico para el campus universitario e incorporar a algunos camaradas que luego se han convertido en cuadros importantes. Mientras el resto de las organizaciones se habían disuelto en las derivaciones del 15M, nosotros habíamos conseguido mantener la independencia ideológica y organizativa. Con dificultad sí, pero con firmeza. La firmeza que nos dio la puesta en práctica del método de análisis marxista.

A modo de conclusión, es ésta precisamente la lección que yo he obtenido de todos estos años de militancia. Por encima de todas las coyunturas, de todos los vaivenes políticos, el Partido y la Juventud tienen que mantener su independencia basada en el análisis marxista-leninista de los hechos. Desde la valoración de cómo estructurar un colectivo a las cuestiones políticas de carácter más general. Y para la adquisición de esta firmeza es imprescindible que la intervención de masas se ve acompañada de una formación constante, especialmente de los nuevos camaradas. De otra manera se corre un riesgo muy alto de que se introduzcan en la organización formas de análisis propios de otros sectores sociales ajenos a la clase obrera y se pierda la perspectiva de que la única vía para la solución de los grandes problemas que nos afectan empieza con la organización de la Revolución y la toma del poder. El Partido necesita de su Juventud comunistas templados y formados.


1: A Miguel Galindo (padre) tuve la suerte de conocerlo posteriormente e incluso compartir algún debate de célula cuando entré. Fue fundador de las Comisiones Obreras y miembro del Comité Central del PCE durante el franquismo, lo que le llevó al Penal de Burgos. Posteriormente rompió con el eurocomunismo de Carrillo y participó en la fundación del PCPE. A pesar de su edad aún conserva la certeza política y hace unos años escribió un libro, "Reflexiones de un comunista", donde cuenta sus anécdotas y reflexiones políticas sobre su vida.

2: "Un centenar de estudiantes protestan contra la Junta de Accionistas de Universia", 13-5-2011, CJC Aragón.

3: Blog del Frente de Lucha Juvenil de Aragón.

4: "Los CJC en la huelga general del 29M", 18-4-2012, CJC Aragón.

5: "Crónica y fotos de la huelga general", 16-11-2012, CJC Aragón.

6: "Inauguración", 7-1-2012, Centro Obrero y Popular "L'Esquinazau".

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

                                    

    

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook