tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar17102017

Última actualización03:30:00 PM GMT


Querella contra “Desokupa”: qué hay detrás del negocio de echar a gente a la calle

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

La empresa "desokupa", famosa por su relación con la ultraderecha y con métodos un tanto cuestionables, ha recibido su primera querella por desalojar con sus métodos un inmueble en Barcelona. Se le acusa de amenazas, coacción, violación de domicilio y organización criminal; ellos siempre han dicho que actúan dentro de la ley, que no echan a familias y que defienden ante todo a las personas y a la propiedad privada (?)

"La vivienda es un derecho universal". Como casi todos los "derechos universales", no se cumple, pues cada día se producen decenas de desahucios (1) y la perspectiva de emancipación de la juventud no es muy buena, por nuestros salarios y por sus precios. Como respuesta, cientos de jóvenes y de familias han recurrido a ocupar viviendas, normalmente propiedad de bancos o inmobiliarias y, evidentemente, vacías, en desuso o en degradación.

"Desokupa" lleva operando un año en España y ofrece la rápida intermediación amistosa con los ocupantes del piso apropiado, estableciendo unos acuerdos previamente estudiados y amoldados a cada caso. Según ellos, realizan una intervención legal, eficaz, segura y rápida, respaldada por un equipo jurídico. Esto, llevado a la práctica, significa que varios hombres, de aspecto no especialmente amistoso, se colocan en la puerta de tu casa para recordarte, sin amenaza directa pero sin sonrisa, que esa casa es de una inmobiliaria, de un banco o de un particular, y que lo más inteligente sería que la abandonaras. Todo esto, dicho sea de paso, con relativa indiferencia y complicidad de la policía. Otras veces se cuelan para cambiar la cerradura, otras no te dejan entrar, o te ofrecen x dinero, pero en cualquiera de los casos crean un ambiente de intimidación que baila con lo ilegal. Es todo esto lo que ha denunciado el Observatorio de Drets Econòmics, Socials i Culturals (DESC), y que numerosas organizaciones sociales llevan meses señalando, tachando a la empresa de mafia formada por matones y tratando de evitar sus actuaciones.

La empresa tiene una decena de "empleados", entre servicio jurídico y controladores. Los controladores son los que supuestamente van a las casas a negociar la salida, según ellos de forma amistosa. La ley es confusa en estos aspectos, y el empresario se escuda diciendo que sólo existe lo legal y lo ilegal, y lo que está clarísimo es que vivir en una casa que no es tuya sin pagarla es ilegal. Ellos son, pues, los restituidores de la legalidad, los defensores dela propiedad privada. Otro punto donde las versiones se distancian es en la clientela: la empresa sostiene que sobretodo atiende a particulares, mientras los afectados han hecho una lista de sus principales clientes (2) en la que se incluyen importantes empresas del sector inmobiliario, la mayoría dedicadas a especular con pisos, a vaciar edificios enteros para hacerlos de lujo y a "echar"sutilmente a quien se encuentre en ellos.

Efectivamente, no se ha producido ninguna agresión física, pero una investigación mínimamente profunda deja adivinar claramente el carácter de la empresa-organización. Para empezar es raro que una empresa deba escribir, en la primera pestaña de su web (3) nuestra empresa desokupa está basada en el respeto a las personas, sin distinción de raza, religión o tendencia política. En primer lugar es una justificación muy gratuita, y en segundo, es difícil de creer cuando algunos de sus miembros llevan esvásticas tatuadas, son miembros de partidos y guerrillas ultranacionalistas de Europa del este o conocidos dirigentes de otras organizaciones o empresas igual de turbias que ésta. Además, repiten constantemente su respeto a la propiedad privada y su aspiración máxima de hacer cumplir la ley: una propiedad privada y una ley que, lejos de ser algo justo y para todos, beneficia evidentemente a los propietarios, como saben y explican montones de familias y organizaciones sociales. Aquí (4) dejamos información más detallada sobre la empresa-organización. Puesto que les da dinero y les funciona -afirman éxito en el 92% de los casos-, anuncian que van a seguir con la empresa y que van a abrir franquicias por toda España.

En el asunto de la vivienda hay dos posturas muy claras y enfrentadas: por un lado aquellas personas que necesitamos un sitio para vivir y creemos que, no teniendo ingresos suficientes, es lícito ocupar un inmueble, pues la vivienda digna debería ser un derecho incuestionable. Por otro lado, aquellas personas que son propietarias de fincas, de inmobiliarias o de bancos y que están sólo interesados en sacar rendimiento económico a los inmuebles, sin importar quien duerma en la calle. La ley es lenta, y como de costumbre perjudica al pueblo, por eso nosotros ocupamos, tenemos la PAH y otras organizaciones sociales y ellos tienen, entre otras armas, la empresa "Desokupa".

El conflicto de la vivienda y concretamente de "Desokupa" es un reflejo de la lucha de clases, de cómo los burgueses, dueños de inmuebles, de empresas, de minas, de campos, de puertos, no tienen reparo en hacer todo lo necesario con tal de seguir aumentando su riqueza, sin importar quién se quede sin trabajo, sin casa o sin recursos suficientes para poder ni siquiera vivir dignamente. En este camino, queda claro también que tienen cero problemas en recurrir a matones, fascistas y empresas al borde de la ley cuando su propia ley no les alcanza o no es bastante rápida.


(1) http://www.lavanguardia.com/economia/20170303/42505182370/desahucios-espana-2016-ejecuciones-hipoteca.html

(2) https://stopdesokupa.noblogs.org/propietat-norvet-sl/

(3) https://www.desokupa.com/copia-de-servicios

(4) https://www.diagonalperiodico.net/libertades/30817-paramilitares-y-extrema-derecha-integran-empresa-ejecuta-desalojos-extrajudiciales

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook