tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Dom15072018

Última actualización04:00:00 AM GMT


La precariedad laboral de los falsos autónomos: el caso Deliveroo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

DELIVEROO 2

La juventud trabajadora nos encontramos en una situación difícil de cara a acceder a un mercado laboral que se ajuste a nuestras necesidades y a nuestra preparación, es decir, conseguir un trabajo que suponga vivir de forma digna y percibir un salario correspondiente al tiempo y a la formación dedicados.

Debido a la precarización del empleo y, en concreto, del empleo juvenil, los contratos que se nos ofrecen suelen ser contratos temporales y, muchas veces, a jornada parcial. Uno de los raiders de Deliveroo (una empresa de distribución de comida a domicilio, como Glovo) denunció la situación en la que trabajaba como falso autónomo y la jueza de Valencia le da la razón, lo que comporta que Deliveroo tenga que decidir entre indemnizarle o readmitirle.

Deliveroo encubre a sus trabajadores dentro de la categoría de autónomos cuando no es cierto porque los trabajadores no dirigen en ningún momento el proceso de producción de la compañía y no pueden tomar sus propias decisiones sino las que les manda la empresa. Además, los trabajadores no saben qué restaurantes pertenecen a la plataforma, tienen una zona y unos horarios específicos para trabajar y están geolocalizados en todo momento.

La sentencia reclama que se considere a los trabajadores de Deliveroo como contratados por la empresa y no como a autónomos porque no lo son y a que pague las cotizaciones atrasadas de los trabajadores, las cuales ascenderían a más de 170.000 euros sólo en Valencia.

Este tipo de contratos, y no hablamos ya sólo de Deliveroo, por desgracia no ha dejado de crecer en los últimos años en nuestro país y la precariedad ha llegado a tal nivel que un 25,7% de estos contratos duran una semana. Aún así, no corremos mejor suerte los que tenemos acceso a trabajos remunerados con 800 euros al mes durante cinco meses para ser despedidos en verano y contratados de nuevo en septiembre, como suele ser el caso de muchos jóvenes trabajadores pertenecientes al mundo de la educación.

De esta forma se cae en la cultura de la temporalidad y se oye de fondo que nos tenemos que contentar con esto porque la situación es complicada y nos tenemos que conformar con no podernos emancipar ni tener un proyecto de futuro de vida, a pesar de estar en la mayoría de casos más que preparados para el puesto que estamos desempeñando.

El juicio contra Deliveroo nos enseña que sí es posible obtener mejores condiciones en nuestros puestos de trabajo porque esta problemática no puede durar indefinidamente y no estamos dispuestos tampoco a vivir siempre de puntillas y dando las gracias por cobrar menos de 5 euros la hora.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook