tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun19082019

Última actualización09:36:03 AM GMT


La unidad en las luchas de Everest y la minería en León

  • PDF
Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Viene siendo habitual en nuestros artículos mencionar diferentes conflictos obreros que se producen a lo largo y ancho del estado español. Todos ellos son importantes, pues son una manifestación evidente de la lucha de clases, y en todos ellos los y las comunistas que participamos aprendemos de manera especial y significativa. Sin embargo, algunos casos destacan sobre el resto por alguna circunstancia única, que los convierten en auténticos ejemplos dignos de estudio para el resto de la sociedad.

León, pese a no haber tenido jamás un gran tejido industrial, no es ajena a la situación general que se vive en España y de manera periódica se suceden diversos conflictos provocados por el desmantelamiento de las empresas que aún perviven en la provincia. Everest, la editorial de libros, era una de las mayores empresas que tenía la capital leonesa. Antes de que los trabajadores comenzasen la huelga, que se extendería por más de 3 meses, comenzó un impago de salarios que se fueron acumulando. La situación llegó a tal punto que se planteó por parte de la dirección un ERE que afectaba a 320 trabajadores. La familia López Varela, dueña del grupo editorial, pedía a la Junta de Castilla y León que se hiciese cargo -con dinero público- de la deuda millonaria que había acumulado la empresa, mientras que algunos de los miembros de la familia eran dueños de SICAV. Al mismo tiempo, los trabajadores llegaron a acumular 4 mensualidades y 3 pagas extra sin cobrar.

La minería leonesa, por su parte, ya se ha analizado extensamente en nuestro espacio. Desde hace varias décadas los planes han sido la destrucción paulatina del sector del carbón, apoyados en fondos de la Unión Europea que supuestamente servían para reconvertir económicamente las comarcas mineras en otros sectores y que desde luego ni han reconvertido las comarcas ni han acabado en manos de los trabajadores. Los "privilegiados" mineros -como no dudan en llamarlos ciertos sectores conservadores- cada vez cobraban menos, tenían salarios sin pagar y varias de las empresas -entre ellas la mítica Hullera Vasco-Leonesa- estaban al borde de la quiebra, al no poder competir en precio frente al carbón extranjero.

Con este panorama, con tantos frentes abiertos en las empresas más emblemáticas de León, se optó por parte de los trabajadores y las trabajadoras por hacer algo que no se veía desde hace mucho tiempo: una manifestación conjunta, mostrar la solidaridad entre trabajadores y juntos dar un impulso para exponer sus conflictos y conseguir apoyo popular y ánimo para afrontar sus diferentes casos. El éxito de la misma fue rotundo: más de 3.000 personas, incluidos los trabajadores de otras empresas en conflicto, como Linorsa -empresa que gestiona la limpieza de la Universidad de León- se daban cita en la capital leonesa "por el futuro de León", una estampa poco habitual allí, y que no se veía desde las marchas mineras de 2012, cuando prácticamente la minería en bloque invadió el centro de León. Los trabajadores de Everest y de Hullera salieron reforzados para afrontar sus conflictos, extendiéndose aún varios meses en el tiempo el del primero y siguiendo hasta ahora el de la empresa minera, que recientemente echó el cierre.

A pesar de que el cansancio y los impagos de salarios acabaron pasando factura a los trabajadores, experiencias como estas demuestran ser imprescindibles de cara a la lucha obrera, y deberán ser objeto de estudio y un ejemplo para los demás trabajadores. A fin de cuentas, para aquellos que tienen que vender su fuerza de trabajo, la unión con sus semejantes es lo único que puede contraponer a las demandas de los explotadores. ¿O no se han preguntado por qué en las últimas reformas laborales se atacan tan ferozmente los convenios colectivos y los sindicatos?

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook