tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue17102019

Última actualización09:36:03 AM GMT


La Rioja en lucha: Altadis no se cierra

  • PDF
Usar puntuación: / 3
MaloBueno 

"Sin industria no hay futuro ¡Altadis no se cierra!" Ese es el lema de las pancartas que desde hace unas semanas adornan el polígono El Sequero y la ciudad de Logroño. Con 126 años de antigüedad la histórica tabacalera amenaza con cerrar y echar a la calle a 471 trabajadores. Así lo ha decidido Altadis, empresa perteneciente al grupo británico Imperial Tobacco.

En 1999 Altadis contaba con 12 fábricas que han ido cerrando una tras otra, hasta quedar la planta de La Rioja como su última fábrica de cigarrillos en España. El resto de la producción se la llevaron al extranjero dejando más de 6000 desempleados en el proceso. Esto es lo que sucede cuando una empresa pública pasa a manos privadas, a partir de ese momento la empresa deja de trabajar para la sociedad y empieza a trabajar para el patrón. Los trabajadores de Altadis deben preguntarse ¿Hubiese pasado esto si no hubiera habido privatización? Claro que no, pero vivimos en un mundo basado en la rentabilidad, y esta empresa ya no es una excepción.

La empresa argumenta que cerrará a causa de una supuesta bajada en la eficiencia y la competitividad, además de una pérdida de mercados (una disminución del 45% de las ventas), a lo que hay que sumar el comercio negro (entorno al 10% de sus ventas). No obstante, y esto es contradictorio pues reconocen que la razón principal del cierre es una reestructuración de la empresa; esto es un eufemismo para decir que se llevan la fábrica a un país con salarios más bajos y menor regulación, como por ejemplo Polonia.

Los trabajadores no entienden ni comparten esta decisión, la empresa da beneficios y eso es innegable. Así se expresaba Pilar Calvo, delegada de UGT:

«Les hemos dado argumentos suficientes para que ellos vean que el mercado del tabaco de España no es el que más está cayendo en Europa y ese motivo no debe ser de peso para considerar que hay que cerrar la planta de Logroño [...] Sus argumentos no son tan fuertes. No justifican la necesidad del cierre por sí mismos»1

Luis Enrique Medina, de CCOO se expresaba en términos parecidos

«En el informe que nos entregaron la semana pasada auguran que hasta el 2019 España será el mercado con menor caída de consumo. Los demás multiplicarán la caída de España por cinco.»2

Efectivamente, el objetivo último no es cesar la producción, ya que sigue siendo rentable, sino llevársela a otro lugar y en esto la posición de la empresa era firme, cerrar la fábrica para el 30 de junio.

El gobierno ha intentado, sin éxito, que la fábrica siga abierta. El ministro de industria, José Manuel Soria, ofreció diversas ayudas que hubiesen incrementado los beneficios de la empresa. Un intento inútil del gobierno por controlar el capitalismo, Imperial Tobacco no dio su brazo a torcer. Otra demostración más de que el intervencionismo del gobierno no puede salvar a los trabajadores de la miseria del capital.

La noticia llegó a los trabajadores a través de un diario local, la empresa había estado maquinando los despidos a espaldas de la plantilla. Aún con sorpresa, los trabajadores riojanos se prepararon para luchar. Las movilizaciones contaron con gran apoyo popular, y no es de extrañar, unos 600 empleos directos e indirectos se perderán si cierra la fábrica. Así pues, los trabajadores de Altadis, junto a los de las empresas subcontratadas, como la de limpieza, volvieron a llenar las calles de Logroño con miles de manifestantes bajo consignas obreras.

El dinamismo de estas luchas, que fueron en todo momento apoyadas por el PCPE y los CJC, ha sido un ejemplo de orgullo y unidad obrera que dieron lugar a ciertos avances como una prórroga del cierre de la planta, del 30 de junio al 31 de diciembre de 2016. Esta pequeña victoria supone un balón de aire para los trabajadores de Altadis y la comarca que ve como una de sus principales fuentes de ingresos y empleo peligra.

Pero esta no es más que una victoria parcial, la lucha ha demostrado ser el camino y sólo mediante la lucha se podrá salvar la industria y el futuro de la región. El 31 de diciembre no puede cerrar la fábrica, no pueden llevársela sin más a otro país, porque quienes producen la riqueza de Altadis son sus trabajadores y debe ser decisión suya qué hacer con la fábrica, con las máquinas, con los puestos de trabajo.

Si la fábrica es rentable, si son sus trabajadores quienes hacen que funcione y de beneficios desde hace años, no veo por qué una multinacional británica, que estudia el caso de Altadis desde Hamburgo, puede creer que tiene el derecho a decidir qué hacer con los puestos de trabajo, con la vida de 600 trabajadoras y trabajadores.

Por tanto es hora de hacer realidad la consigna que siempre enarbolará el PCPE: ¡Si todo lo producimos, todo lo decidimos!



[1] http://www.larioja.com/la-rioja/201602/10/altadis-rechaza-ampliar-negociacion-20160210001255-v.html (última consulta: 23 de febrero de 2016)

[2] ídem.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook