tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue22082019

Última actualización09:36:03 AM GMT


"Yo no tenía contrato": Así es trabajar de camarera en una discoteca

  • PDF
Usar puntuación: / 8
MaloBueno 


Entrevistamos a Abbi A., joven estudiante y trabajadora de la noche madrileña. Ella, como otros cientos de jóvenes, ha decidido buscar curro en el negocio de la noche, trabajando como camarera en una famosa sala de fiestas de la capital. Hoy le entrevistamos para que nos cuente su experiencia.

Buenos días Abbi, lo primero gracias por atendernos. ¿Cuál es tu situación actual? ¿Estudias? ¿Sigues trabajando en la sala de fiestas?

Buenos días. Actualmente estudio un Grado en la Universidad Complutense y he estado 3 meses, desde que ya no trabajo de camarera, haciendo pequeños trabajos que me iban saliendo, pero he tenido que dejar el último porque me quitaba demasiado tiempo para el poco dinero que ganaba. Así que ahora mismo estoy sin trabajo. Podría tener cotizados ya casi 8 meses para cobrar el paro, pero al haber estado sin contrato los 6 meses que estuve de camarera y todo este tiempo cobrando también en negro, es como si no hubiese trabajado.

¿Por qué decidiste buscar trabajo? ¿Qué te llevó a optar por el mundo de la noche y las copas?

La verdad es que llevo varios años trabajando y ya no me planteo mi vida sin trabajar; necesito sentirme útil y hacer que la carga económica para mis padres sea menor y pueda costearme yo casi todos mis gastos.

Me plantee entrar en el mundo de la noche para trabajar en principio sólo durante el verano. Quiero ir adquiriendo experiencia en todos los ámbitos posibles por lo que pueda pasar una vez termine la carrera. También pensé que era un trabajo al que podía acceder más fácilmente y con el que ganaría dinero de forma rápida, y así fue: no hice ni tan siquiera una entrevista.

¿Cómo imaginabas que sería trabajar de camarera en una sala? ¿Cambió mucho lo que esperabas de lo que fue realmente?

Sinceramente, yo estaba dispuesta a encontrarme cualquier cosa. Mi familia y mis amigos cuando se enteraron de dónde iba a empezar a trabajar alucinaban, ellos se esperaban lo peor. Por el contrario, yo fui bastante optimista a la hora de entrar en esta sala de fiestas a trabajar como camarera. Intenté verle la parte positiva a todo: iba a conocer a nuevos compañeros de trabajo, iba a adquirir experiencia como camarera...

La visión de todo esto claro que cambió porque me encontré con compañeros/as que eran muy desagradables conmigo, las exigencias eran muy altas aun siendo los primeros días, había noches en las que había tanta gente que no podías ni levantar la vista de la barra... Puse todo mi empeño para hacer bien mi trabajo y que no tuviesen cosas que echarme en cara, e incluso me esforcé bastante por llevarme bien con todos los que trabajaban allí. Me costó mucho llevarme bien con los jefes de barra; a todas las que no éramos camareras fijas nos hablaban de muy malas formas.

Háblanos de tus condiciones laborales. ¿Qué tipo de contrato tenías? ¿Cómo era el trato con la dirección?

Yo no tenía contrato. Éramos muchas las camareras que no teníamos contrato allí, sólo las "camareras fijas" tenían contrato. Si ibas a trabajar en calidad de "camarera extra" te llamaban ocasionalmente y cobrabas 60€ la noche en negro.

Mi caso era diferente, porque yo iba en calidad de "camarera extra" pero iba a trabajar todos los fines de semana. Mi jefe me pagaba 10€ menos que al resto de camareras extras. Él lo justificaba con que eran chicas a las que no iba a volver a ver y con que yo era una privilegiada por poder ir a trabajar todos los fines de semana, y era ilógico pagarme a mí más que a ellas.

Lo que era ilógico es que trabajando allí como una camarera fija de fines de semana, ni tuviese contrato y cobrase menos que el resto. Así a mi jefe le salía más rentable tenerme todos los fines de semana y llamar a menos extras.

Mi trato con mi jefe sobre todo fue bastante raro. Al principio suele poner a las chicas repartiendo flyers antes de pasar a ser camareras y yo me pasaba de 0.00 a 6.00 de la mañana de pie a su lado sin hacer prácticamente nada. Me hacía bromas y comentarios sobre mí y sobre mi ropa que me incomodaban bastante...

Cuando encontró a otra chica nueva que pudiese hacer ese trabajo a mí me metió en barra, y a partir de ahí todo fue mejor. A veces me volvía a poner en la puerta si le gustaba cómo iba vestida o por razones similares.

Trabajos como el tuyo conllevan una gran responsabilidad y temple, pues aguantar a cientos de jóvenes de fiesta requiere paciencia. ¿Cómo fue tu experiencia?

La verdad es que necesitas entrar a trabajar con la cabeza fría para poder aguantar a todos esos jóvenes (y no tan jóvenes) borrachos.

En mi caso me di cuenta que en esas condiciones la gente era más educada de lo que yo podía llegar a imaginar. Pero también había días en los que era insoportable.

La gente te tiraba las copas en la barra recién servidas y te manchaba; tiraban continuamente vasos al suelo que tenían que estar barriendo los camareros de sala o nosotras; te intentaban convencer para que les regalases las copas (cuando nosotras lo teníamos prohibido y teníamos cámaras colocadas por toda la barra); venían 6 o 7 veces durante toda la noche a pedirte el número de teléfono; gente que no quería pagarte la copa que le habías servido; algunos te miraban fijamente mientras hacías tu trabajo; insistían en que te tomases un chupito, cuando teníamos prohibido beber, etc.

Recuerdo una vez que un chico me acusó de haberle retirado la copa sin su consentimiento, y después de explicarle unas cuantas veces que eso no había pasado, cogió otro vaso y me lo rompió adrede en la barra para que tuviese que recoger todos los cristales.

¿Sigues trabajando actualmente? ¿Por qué no?

Llevaba 6 meses trabajando allí y estaban bastante contentos conmigo. Yo ya me había acostumbrado a todo y la verdad es que me llevaba muy bien con mis compañeros/as. Pero de un día a otro me dijeron que ya no hacía falta que fuese. Al principio me dijeron que era porque no había clientela, y luego me dijeron que era porque necesitaban renovar camareras y traer caras nuevas.

Para mí fue un palo bastante gordo porque yo contaba con ese dinero todas las semanas y de un día para otro tuve que hacerme a la idea de que ya no iba a tener esos ingresos y que tenía que buscarme otro trabajo para cubrir mis gastos.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook