tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar27062017

Última actualización05:35:47 AM GMT


Las navidades entre libros y apuntes

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Las navidades deberían ser aquel momento en el que los estudiantes descansan después de todo un primer trimestre de clases y trabajos continuos. Sin embargo, esto no es siempre así y muchos estudiantes tenemos que pasar las navidades estudiando para los exámenes de enero. Pero, ¿esto es verdaderamente sano? O por el contrario, ¿es algo normal y los estudiantes, por un esfuerzo que se nos pide, no podemos quejarnos?

Muchas veces, los estudiantes, sobre todo durante las reuniones familiares de estas fechas, oímos argumentos que minimizan nuestras responsabilidades así como la importancia relativa de nuestros estudios respecto a lo que es la vida laboral futura. Tanto es así que muchas personas contemplan con normalidad el hecho de que tengamos que pasar horas y horas estudiando durante fechas festivas. Los argumentos que suelen presentar estas personas suelen ser quelos estudiantes no nos podemos quejar, pues no estamos realizando un trabajo y por tanto somos unos privilegiados. Que cómo nos vamos a quejar si estamos todo el día divirtiéndonos y de fiesta.

En primer lugar, estos argumentos crean trabas entre el estudio (que al fin de cuentas es un trabajo intelectual) y el trabajo más puramente físico. Además, muchas de las personas que dicen esto no son conscientes de que muchos estudiantes tenemos que trabajar para poder pagarnos los estudios, ya sea porque no nos conceden beca o porque nos es insuficiente para pagar nuestros gastos.

Es evidente que el estudio o eltrabajo intelectualen general no es un bien directamente productivo para la sociedad, tal y como puede serlo, por ejemplo, la extracción de gas natural. Sin embargo, sí que es enormemente productivo indirectamente, porque mediante el estudio podemos descubrir nuevos avances para la sociedad humana; siguiendo el ejemplo anterior, un modelo de extracción de gas nuevo que requiera menos gastos. Por tanto, ambos son igualmente necesarios para la sociedad y las trabas que se crean entre ellos son morales e ideológicas. Sobre todo, sirven para crear justamente ese aire de "privilegiados" entre los estudiantes cuando no somos más que un pata de la sociedad: podemos descubrir mil avances tecnológicos, pero si no existe el obrero que extraiga el gas, esos avances serán inocuos. El trabajo físico y el trabajo intelectual van juntos de esta mano y son igual de dignos y necesarios, pero este modelo de producción económico y de ideas pretende separarlos y crear diferencias entre los trabajadores y futuros trabajadores que no deberían tener lugar.

Por otro lado, aunque a veces se quiera negar, los estudiantes sí que tenemos responsabilidades y, la mayoría, aunque haya casos que no sea así, un gran sentido de la responsabilidad. Muchos de nosotros no podríamos estar estudiando sin beca, por lo que nos tenemos que esforzar por aprobar todo con la mejor nota posible y nos tomamos el estudio, tanto diario como en exámenes, como un trabajo del que depende todo nuestro futuro. Esto produce que durante la época de exámenes e incluso durante la época de estudio antes de los exámenes muchos compañeros y compañeras estén en una situación de estrés constante. ¿Quién no se ha quedado en blanco en un examen por los nervios o conoce a alguien que lo haya hecho? ¿Quién no conoce a alguien que se haya quedado la noche entera estudiando, consumiendo más cafeína de la que es recomendable, para poder estudiar lo que no le ha dado tiempo en otro momento por estar estudiando otros exámenes? Por no hablar de lo que sucede en algunos países orientales, en los que la brutalidad de la competitividad les empuja a suicidarse. Tanto es así que el Corea del Sur 11 de cada 100 jóvenes entre 13 y 34 años han pensado alguna vez en suicidarse1.

Y, por último, es verdad que muchos estudiantes salen habitualmente de fiesta, de igual manera que a otros no les gusta y prefieren no hacerlo. Lo que produce la predisposición a salir de fiesta no es el hecho de ser estudiantes, sino la propia juventud. La juventud es un momento de conocer nuevas experiencias, de cometer excesos, de escapar de la rutina. También, en cierto sentido, de romper las normas. Pero, ¿esto es algo malo o raro? Es una etapa de la vida y, mientras se mantenga la responsabilidad, está bien disfrutarla como cada cual prefiera. Yo seguiré haciendo mis tareas, intentando sacar buenas notas, interesarme por mis estudios. Pero seguiré disfrutando de todas las posibilidades que me brinda el hecho de ser joven.

Por tanto, no, no es sano que tengamos que pasar todas las navidades estudiando. No solo tenemos que ir a las clases durante el curso, hacer los trabajos diarios y llevarlo todo al día, sino que, además, cuando llegan las navidades, tenemos que seguir estudiando sin un momento para descansar. Todo esto a la vez conjugado con que muchos estudiantes tenemos que trabajar porque no recibimos la beca o porque no nos sirve para cubrir todos los gastos. Porque sabemos que el estar todas las navidades o casi todas sin ver a nuestros amigos o a nuestra familia muchas veces es la única posibilidad que tenemos para poder aprobar los exámenes de enero, cumplir la nota para la beca y, por tanto, poder seguir estudiando.

 


1: http://www.elmundo.es/f5/2015/11/03/562fa6d8ca4741f52f8b4624.html

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook