tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Dom21102018

Última actualización09:00:37 AM GMT


El “Viernes Negro” de París: ellos ponen las guerras, nosotros los muertos

  • PDF
Usar puntuación: / 4
MaloBueno 

El público asistente al bar Bataclan creyó que todo era parte del espectáculo. Que las armas, las detonaciones, las muertes y lo demás eran meros efectos escénicos. Cuesta difícil de creer que, en menos de un año, otro ataque terrorista agite la capital francesa. Se trataría de un ataque múltiple dándose en tres puntos distintos de la ciudad, sea en las puertas del Estadio de Francia y en los distritos XI y XII. Una noche que cobró la vida de más de 130 personas por causa del atentado más mortífero desde 19451.

A los acontecimientos le siguieron los debates televisivos y las declaraciones de la dirigencia política del país y de distintos partidos políticos. Las cabezas del Estado, sean el Primer Ministro Manuel Valls y el Presidente François Hollande afirmaron que los hechos eran propios de "una declaración de guerra" en contra de Francia, el último llamando a conformar una "unidad nacional"2 frente a la adversidad, sea una coalición entre explotadores y explotados, una alianza entre los responsables y las víctimas. No obstante, una tan conmovedora unión nunca fue propuesta ni consumada para combatir el desempleo juvenil, la desigualdad salarial entre hombres y mujeres, las elevadas cifras de habitantes en territorio nacional que hoy carecen de un techo o la brutalidad policial. No nos pasemos de listos, dichos empleos de la fraternidad y de la solidaridad pueden tener efectos subversivos.

Siendo claros, es cierto, están en guerra, pero ellos y los monopolios para los cuales gobiernan. Como antiguos "dueños de casa", las potencias imperialistas han retornado a las zonas que años atrás se declararon independientes y soberanas, para cumplir con la necesidad de los grandes empresarios de aumentar sus beneficios ante la crisis capitalista. Con todo su poderío militar y la arrogancia del antiguo opresor colonial, han ingresado en los últimos años en Irak, Afganistán, Libia, Mali, Siria, entre otros. Han vuelto para hacer y deshacer a su antojo, haciendo justicia con sus propias manos, encargándose de Saddam Hussein y dándole muerte al presidente libio Muamar Gadafi.

El nacimiento del yihadismo tal y como lo conocemos ahora se remonta a 1978 con la llamada "Operación Ciclón" que se caracterizó por la intervención de Estados Unidos en la República Democrática de Afganistán, viéndose como aliados contra la Unión Soviética y con un Osama Bin Laden a la cabeza y venerado por parte de la prensa estadounidense. Serán estas grandes potencias occidentales las que han armado3 a estas bandas fundamentalistas presentándolos como rebeldes justos. Por otro lado, la presencia del fundamentalismo en los países imperialistas4 tiene su razón de ser. Con el caudal de los flujos migratorios en aumento, los países receptores han hecho todo lo posible por mantener a los inmigrantes jóvenes en una posición de exclusión, marginalidad y subordinación en todos los niveles de la vida social, haciéndoles ver en estas organizaciones extremistas un canal para resolver sus problemas. Para confirmar que las oportunidades en los países de "acogida" son otorgadas mayoritariamente al colectivo "nacional" antes que a los inmigrantes, Basta con echarle un vistazo a las cifras oficiales que indican que la tasa de desempleo para los descendientes de inmigrantes de origen no europeo es más elevado que para aquellos cuyo origen nacional es el francés5 (55% contra 43%). Otra fisura en el pilar de la igualdad.

Evidentemente los asesinatos ocurridos el "Viernes Negro" anterior son absolutamente condenables, no se me malinterprete, pero no podemos sino denunciar también que los que sufren estos asesinatos son las familias de trabajadores, que poco o nada tienen que ver con el conflicto mientras que los causantes del mismo, los que llevaron la guerra a Siria siguen cómodos en sus despachos.

La realidad es tozuda y nos demuestra que la represión no está destinada únicamente a los terroristas sino que, cínicamente, se extiende a los derechos de quienes sufrieron los atentados. Al declarar a Francia en "Estado de emergencia", se movilizan miles de efectivos militares, se limitan las libertades individuales, esto preparando el terreno para limitar las libertades sindicales y facilitar la aplicación de la nueva ley "Macron" de carácter profundamente anti-obrero.

Comenzarán la cacería, los interrogatorios y los vejámenes, y los que huyeron por necesidad, los que dejaron sus países porque el mismo capital llevó la guerra a las puertas de sus casas ayudados por los "yihadistas", están en la mira de la ultraderecha. Por ejemplo, no es aleatorio que saliese cacareando la dirigente del Frente Nacional, Marine Le Pen, exigiendo el cierre de las mezquitas. Pero, los hechos no son producto de un conflicto étnico-racial, plano al cual lo han intentado traspasar las distintas organizaciones políticas, sino que es netamente un asunto de clases sociales.

Siguiendo la lógica de la doctrina de "Seguridad Interior del Estado" que sembró durante los años 80 el terror en América Latina, para las clases dominantes el enemigo se encuentra en Belleville y en los barrios con mayor presencia inmigrante mientras que en realidad los responsables directos de los sucesos se encuentran en el Estado Islámico pero también, y con la misma responsabilidad, en el gobierno francés, en la OTAN y en la sede de la Unión Europea.

Notas:

[1]: El atentado con mayor número de víctimas en Francia. Le Monde

[2]: París-Normandía: François Hollande decreta tres días de luto y llama a la unidad nacional

[3]: Carmelo Suárez: “El Estado Islámico es un montaje imperialista”

[4]: El País: Francia tiene identificadas a 1.774 personas vinculadas con el ISIS

[5]: INSEE: Dossier sobre el origen y la inserción de los jóvenes sin titulación.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook