tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun26062017

Última actualización12:38:20 PM GMT


Política y fútbol van de la mano: La Segunda República

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

El fútbol, un deporte que mueve masas, el deporte estrella por excelencia en nuestro país y una opción de ocio para miles de personas. Hoy en Tinta Roja hablamos de este gran deporte en clave histórica, hablamos de fútbol en el periodo de la Segunda República.

Es mucho lo que se habla, escribe o comenta sobre fútbol en nuestro país, y es que es un deporte que mueve a miles de seguidores y por lo tanto genera ríos de tinta y muchas conversaciones en el bar. Pero como en otros muchos temas existen algunas lagunas, espacios en blanco de los que no es habitual hablar. ¿Cómo influyó la Segunda República en este deporte? ¿Afectó el trascurso de la guerra Nacional-Revolucionaria del 36 al desarrollo del fútbol en España? ¿Jugaron los clubes o los propios futbolistas algún papel destacado en la lucha contra el fascismo? Este artículo pretende llenar en la medida de lo posible ese pequeño vacío histórico y deportivo.

El 14 de abril de 1931 las clases populares salían a la calle y se declaraba la II República Española. La repercusión simbólica en la campo del deporte y en concreto en el caso del fútbol fue inmediata. Equipos como el Real Madrid o el Real Zaragoza (entre otros) cambiaban su nombre para deshacerse de las etiquetas que hacían referencia a la monarquía y sus instituciones. Así, se hacía patente de una manera nominal el efecto que estaba produciendo en los clubes el proceso histórico que en aquel momento se precipitaba en nuestro país.

La Liga de Fútbol siguió su transcurso, los campos seguían llenándose y las clases populares seguían viviendo el fútbol con la misma pasión, como el espectáculo de masas que a día de hoy sigue siendo. Por otro lado la que hasta entonces se llamaba Copa de su Majestad el Rey cambiaba su nombre por el de Copa de su Excelencia el Presidente de la República. Quizás, la repercusión histórica del fútbol en esta etapa histórica se acabaría aquí con estos pequeños pero significativos cambios en los nombres, sin embargo, el golpe de estado fascista y la guerra Nacional-Revolucionaria tenían reservado un papel destacado para este deporte.

El 18 de agosto de 1936 con la guerra ya empezada, los deportistas madrileños a iniciativa de la Federación Nacional de Fútbol formaban un núcleo de fuerzas voluntarias para combatir el fascismo. Esta nueva milicia, que adoptó el nombre del político y presidente del Barcelona F.C. José Suñol, estaba integrada por "cuantos deportistas se mostrasen dispuestos a defender las libertades republicanas". El cuartel de esta nueva milicia se estableció en la planta baja del Madrid C.F., y el día anterior a su partida hacia el frente se celebró un partido entre los equipos del Madrid y el Valencia, además de un festival cuya recaudación se destinó a los hospitales de sangre, tan importantes en periodos de guerra. Esta milicia de deportistas es uno de los ejemplos en los que deporte y política van de la mano por defender causas mayores como es la defensa de las clases populares contra el fascismo [1].

Con el transcurso de la guerra las competiciones futbolísticas se paralizaron y los esfuerzos se centraron en ganar la guerra. Sin embargo, en junio de 1937 las autoridades republicanas organizaron un torneo de fútbol en la zona que aun controlaban entre equipos catalanes y valencianos. Este torneo, que fue llamado Copa de la España Libre, fue ganado por el Levante F.C. y sirvió en cierta medida para aliviar las penas de miles de familias para las cuales la guerra estaba marcando el curso de sus vidas y un terrible sufrimiento.

Tras la derrota del bando republicano el régimen franquista se encargó de ejercer una terrible represión contra todos aquellos futbolistas que habían defendido o apoyado la República. Ejemplos notorios de este final fueron los presidentes de varios equipos de fútbol que sufrieron torturas, cárcel y posteriormente el exilio o incluso la muerte. Entre ellos se encontraban el entonces presidente del Barcelona F.C. Josep Sunyol i Garriga que cayó en la sierra de Guadarrama, o Rafael Sánchez-Guerra Sáinz, presidente del Madrid C.F. y miembro de la Junta de Defensa de Madrid que fue encarcelado y finalmente exiliado [2].

La etapa histórica de la Segunda República está marcada por un gran acceso al ocio de toda la población. La difusión del fútbol estuvo acompañada del incremento de la información deportiva a través de prensa, radio y el cine. Éste es un ejemplo claro en el que historia, deporte y política se entrecruzan, especialmente en el último periodo con la guerra Nacional-Revolucionaria.

[1] Diario El Sol. Edición del 18 de agosto de 1937

[2] Villalaín García, P.: "Política y deporte en la Segunda República. Políticos que fueron presidentes de clubes de fútbol", en Contribuciones a las Ciencias Sociales, febrero 2013.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook