tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue22082019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Pete Seeger: lo que no aprendimos en el colegio

  • PDF
Usar puntuación: / 7
MaloBueno 


Un niño llega a su casa del colegio y su padre le pregunta qué es lo que ha aprendido aquel día. Entonces el niño confiesa: "He aprendido que todo el mundo es libre, eso es lo que me dijo el maestro". Estamos en Estados Unidos, años 1960', todo el aparato propagandístico estatal justifica la masacre de los pueblos que luchan por su descolonización, las desigualdades sociales en el interior del país, el racismo y la relegación de la mujer a un segundo plano. El niño aquel día había aprendido que la policía es su amiga ("policemen are my friends"), que los asesinos mueren por sus crímenes, aunque a veces se cometan errores (" murderers die for their crimes/ Even if we make a mistake sometimes"), que la guerra no es mala ("war is not so bad") y que algún día él mismo tendrá su oportunidad y el honor de participar en ella.

La música pertenece a su época, a su contexto, pero también la sobrepasa. Especialmente, con la gran revolución musical de la segunda quincena de siglo XX, cuando aparece una música de masas, de miles de reproducciones, extendiéndose por todo el planeta, este arte se convierte en un valioso portador de mensajes. De entre ellos, muchos perduran y, además de retratar el momento en el que fueron lanzados, pueden llegar a convertirse en himnos por su gran capacidad de representar a determinado público más allá de su época. La insistente pregunta de "¿qué es lo que has aprendido hoy en el colegio?" a aquel niño puede catalogarse dentro de esta categoría. Una y otra vez se enuncia el mismo interrogante, como el que repite su pregunta inicial ante lo insatisfactorio de la respuesta.

"¿Qué has aprendido hoy en el colegio?", canta un joven con el único arma de su guitarra y su voz, y mediante las respuestas del niño, aquel que escucha la canción recibe un mordaz retrato de la sociedad estadounidense. A lo largo de las estrofas esperamos que el cantante se canse de preguntar una y otra vez y le diga directamente al niño que todo aquello es mentira, que viven en un país injusto, que la guerra imperialista no es buena, que sus dirigentes no velan por sus ciudadanos...pero no lo hace. Solamente pregunta y pregunta, y al terminar la canción al espectador se le queda un mal sabor de boca, como diciendo ¿y no vas a decirle nada? Pete Seeger sabía muy bien qué mensaje quería trasladar, y para ello no debía corregir a su niño, simplemente dejarle hablar, mostrar la contradicción, introducir el escándalo.

Pete Seeger había ingresado en 1942 en el Partido Comunista y fue director de una organización llamada People's Songs, dedicada a la difusión de música popular y temas de solidaridad obrera. Con el apoyo de las organizaciones civiles y la comunidad folk posicionada, plantando cara al clima de caza de brujas protagonizado por el senador republicano McCarthy, Seeger se dedicaba a decirle al mundo aquello que los niños y niñas estadounidenses no aprendían en el colegio. Pues aunque la fama de Seeger a nivel mundial llegó con el movimiento antimilitarista ante la guerra de Vietnam, mediante su popularización de canciones latinoamericanas como Guantanamera o himnos pacifistas como We shall overcome, desde los 1940' ya cantaba aquello que no se enseñaba en la escuela. Con su grupo, The Almanac Singers, versionó una de las canciones obreras estadounidenses, compuesta en 1931 por Florence Reece, de los United Mine Workers, Which side are you on?. También formulado con una pregunta, "¿En qué lado estáis?", se trataba de un llamamiento a todos los trabajadores a unirse, pues el pueblo no tiene ninguna oportunidad a no ser que se organice ("Poor folks ain't got a chance/ Unless they organize").

En la misma época, y también con The Almanacs, Pete Seeger grabó un álbum que pasaría a la historia. De hecho, cuando se critica la vacuidad del mensaje de la música norteamericana comercializada de los años 1960-1970', debe tenerse en cuenta la existencia de joyas de artistas comprometidos de esos años con un largo recorrido más allá del universo hippie. Las Historias del Batallón Lincoln, de 1943 contiene 10 canciones relativas a la guerra civil española, más concretamente, al Batallón Lincoln, de voluntarios estadounidenses en las Brigadas Internacionales. Comprometido con la causa republicana, temas como Jarama Valley, en refrencia a la Batalla del Jarama y versiones de canciones populares como Ay Carmela (La XV Brigada) o El Quinto Regimiento, introducían en la identidad colectiva del pueblo un episodio que los planes educativos de EEUU querían borrar. Pete Seeger era claro, era sencillo, era directo, y, ante todo, comprometido. Enseñó a la sociedad de su tiempo aquello que no le decían en el colegio, aquello de lo que no se hablaba, empezando por el sacrificio de decenas de voluntarios que cruzaron el océano para defender al pueblo español del fascismo.

Pinche en la imagen para escuchar la canción

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook