tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Dom15072018

Última actualización04:00:00 AM GMT


Cuando Hollywood no amaba a las mujeres

  • PDF
Usar puntuación: / 1
MaloBueno 

Cuando Hollywood no amaba a las mujeres.

Vamos a empezar este artículo realizando una pequeña retrospectiva. Quiero que os preguntéis antes de empezar a leer cuantas películas de las que hayáis visto a lo largo de vuestra vida han tenido personajes femeninos como protagonistas, y de estas, cuales han sido dotados de características positivas, es decir, de personalidades que sirvan de ejemplo para el espectador. La respuesta me la puedo imaginar; habréis encontrado un puñado de ellas pero no demasiadas y además habréis tenido que dar un repaso bastante largo a todos las películas que habéis visto. Y no es mala suerte o casualidad, la industria del cine ha centrado sus temas a tratar desde una perspectiva predominantemente masculina y las mujeres se han visto relegadas a ser personajes dramáticos repletos de defectos, meros adornos o intereses sexuales, es decir en la mayoría de los casos no se han estado construyendo personajes, sino que con suerte han sido parte de los problemas y escollos a resolver por el protagonista con el objetivo de llegar al desenlace.

Esto, que ha sido una tendencia durante décadas, no ha pasado desapercibido y durante los últimos años se intensificaron las denuncias desde múltiples ámbitos para reclamar que hubiera personajes femeninos con personalidad en el cine. Y por suerte esta reclamación ha sido atendida y actualmente contamos con muchos estrenos en los que los personajes femeninos juegan un papel primordial, cuando no protagónico, con personajes a la altura, que rebasan con creces el esquema fetichista y ninguneante al que la industria los había relegado hasta ahora.

Ahora bien, este paso necesario para nuestro avance como sociedad no ha contado con una receptividad positiva entre todos los cinéfilos y las críticas no se han hecho esperar. Miles de personas se han sentido ofendidas e indignadas por el simple hecho de situar personajes femeninos en algunos de los estrenos más importantes de los últimos años. Algunos de los casos más sangrantes han sido el de las últimas películas de la mítica saga "Star wars", donde se nos presenta como protagonista un personaje femenino fuerte, o el del remake de "Cazafantasmas", protagonizado por 4 mujeres. Estos "films" han tenido la capacidad de hacer escupir espuma por la boca a centenares de miles de internautas, la mayoría de veces acompañada de los argumentos más variopintos y peregrinos.

Ciertamente hay cabida a la crítica, nunca por el hecho de que aparezcan mujeres en el cine, lo cual solo cabe en las mentes más cerradas y retrógadas, sino más bien en ese aire pretencioso que hoy día sostiene Hollywood respecto a este tema. Y hablamos de pretenciosidad por dos motivos fundamentalmente: El primero por la propia cobardía de la industria del cine, que solo se ha permitido modificar los esquemas de sus narraciones cuando saben que en la sociedad estas van a ser mayoritariamente aceptadas y les va a generar un beneficio, anulando toda la capacidad de cambio y de transformación social que este arte puede tener. En segundo lugar porque cuando algo se hace para vender y para llamar la atención el resultado suele ser mediocre.

En las dos películas anteriormente citadas se puede ver esto último, una carencia de trabajo y cuidado a la hora de desarrollar sus personajes: en el caso de "Star wars", creando un personaje invencible incapaz de encajar en la historia que ha venido teniendo la saga; en la de las cazadoras de fantasmas creando personajes planos, sin interés y que son poco más que los personajes de la película original tras cambiarles el sexo. Hasta tienen un secretario bobalicón que juega el papel de interés sexual de una de las componentes del grupo. Ni haciéndolo aposta se podría ser más banal.

Sin embargo, la historia del séptimo arte ha demostrado que las mujeres pueden ocupar un papel digno, sobre todo cuando se ha realizado con naturalidad. Estoy seguro de que cuando los guionistas de "Alien, el octavo pasajero" idearon el personaje de la teniente Ripley no tenían en la mente atraer al público feminista, simplemente dotaron al personaje de características humanas, con virtudes y también con defectos pero que fuera ante todo verosímil dentro de la historia que contaban.

Hemos avanzado mucho durante los últimos años, eso es indudable, pero para continuar este avance la industria cinematográfica debe prestarle más atención a la calidad de sus guiones que al marketing y el postureo. Y por otro lado, como espectadores debemos incentivar que este cambio se lleve a cabo y no ceder ante aquellos que quieren retraernos a los esquemas del cine y de la sociedad machista de mediados del siglo XX.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook