tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Jue30032017

Última actualización10:19:38 AM GMT


La Historia de un oso y la memoria del pueblo chileno

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Los países que en América Latina debieron afrontar numerosos Golpes de Estado, los que convirtieron al subcontinente en una zona militarizada. Desde el “¿Dónde están?” hasta el “Ni perdón ni olvido”, los pueblos latinoamericanos han conocido un largo proceso de “reconstrucción de la Memoria histórica”. En el caso concreto chileno, la experiencia de la Dictadura Militar derivó en una producción cultural destinada a conservar el relato de lo acontecido durante aquellos 17 años (1973-1990).

 

Para la ocasión de la entrega de los Premios Óscar, el chileno Gabriel Osorio lograría su primer Óscar como Mejor Corto de Animación con la realización de su cortometraje “La historia de un oso”1. En tan solo diez minutos, y basándose en la vida de su abuelo Leopoldo Osorio – militante exiliado del Partido Socialista de Chile – que su abuela le transmitiría, el director retransmitirá al público lo que, durante la Dictadura Militar encabezada por Augusto Pinochet entre 1973 y 1990, sería el exilio político y la represión. En su cortometraje, Osorio hará de los hombres, mujeres  y niños de la época  osos, osas y oseznos y logrará reconstruir un barrio obrero durante la Dictadura Militar, que puede ser Santiago o alguna otra ciudad del país andino, en sus tonos más grises y con sus vacíos callejeros y cotidianos más significativos producto del terror dominante. El grueso del relato consiste en un oso que, para ganarse la vida, trabaja en su organillo-diorama, el cual luego de recibir una moneda, hace funcionar relatando en su interior la vida de su propio creador, sea esta la separación de su familia por parte de uniformados que violentamente irrumpen en el edificio y piso en el cual reside, así como su encierro y trabajo forzado. Con animales, cadenas y jaulas, el director le entrega al público nacional y extranjero el Chile de los militares, el país en el cual sus habitantes durante 17 años fueron rebajados a la condición de bestias, aislados de sus familiares y cercanos tras los barrotes de la represión y sometidos a los vejámenes más crueles.

Sin ir más allá en los análisis, este cortometraje representa una contribución a lo que vendría a ser la “Reconstrucción de la Memoria Histórica”, de la cual son parte integrante la producción visual (cinematográfica, teatral, fotográfica, pictórica) y la recuperación de espacios emblemáticos, los que durante el régimen fueron los sitios de tortura. Brevemente, señalando una de las categorías, en materia cinematográfica se tiene una extensa lista de creación cultural, como lo sería la película “Machuca” realizada por Andrés Wood que retrata la manera cómo el proceso de la Unidad Popular, así como la agudización de conflicto entre las clases, atravesará la vida de dos niños, uno perteneciente a la burguesía y otro residente en una población (asentamiento informal) habitada por el pueblo trabajador. De la misma manera, el cortometraje “Trazos de Memoria”2 contiene seis vivencias de personas que pasaron por el conocido centro de tortura Londres 38 narrando las distintas experiencias de los cautivos, esto mediante el empleo de las propias voces de los protagonistas e ilustraciones realizadas a mano.

 

Extracto del cortometraje “Trazos de memoria”

Por último, los antiguos centros de tortura fueron recuperados progresivamente desde el fin del régimen. De entre los numerosos espacios físicos que fueron transformados en lugares de reflexión y conmemoración, se tiene Villa Grimaldi, ubicado en la zona oriente de Santiago y que representa uno de los sitios de tortura y prisión políticas más importante de Chile y del Cono Sur.

Mapa aéreo Villa Grimaldi

Actualmente es un recinto que cuenta con una gran cantidad de símbolos, considerando que visto desde arriba el ordenamiento espacial permite reconocer una cruz representando la marca indeleble que ha dejado la historia en el lugar, así como el gran portón por el cual pasaban los carros militares con los detenidos en su interior que hoy permanece cerrado con cadenas y candado buscando simbolizar que dichos eventos son irrepetibles.

Memorial Villa Grimaldi

Lo anterior evidencia el peso de la historia. Los hechos además de ser recientes, siguen latiendo bajo el pecho del pueblo chileno. Si bien, los distintos gobiernos capitalistas del Chile democrático han realizado diversos gestos en el proceso de “reconstrucción de la Memoria Histórica”, siendo el más elocuente la publicación de dos informes por parte de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, creada el año 2003, que recogen los actos cometidos por los agentes represivos del Estado chileno y amplía el listado de víctimas del terrorismo de Estado, los trabajadores y el pueblo siguen afrontando las consecuencias de un sistema de acumulación capitalista que privatizó todo y cuando pudo durante la Dictadura y que incluso durante la fase actual de democracia burguesa sigue sin respetar los derechos a la vivienda, trabajo, a la huelga “efectiva”, alimentación, vivienda, salud y educación, derechos con los cuales solo durante el gobierno de la Unidad Popular los sectores obrero y popular comenzaron a familiarizarse.

A casi 43 años del Golpe Militar ningún gobierno ha sabido expresar el sentir popular como lo hizo, a pesar de sus equívocos, el gobierno de Salvador Allende. Como era de esperarse, después del 11 de marzo de 1990, la democracia burguesa no ha sabido reparar los delitos cometidos en el pasado e ha perfeccionado y ampliado el modelo económico heredado de la dictadura. Dicho esto, la Memoria histórica es un arma tan solo en la medida en la que la clase obrera y el pueblo, recogiendo con ella el pasado y sus mejores tradiciones de lucha, la hacen parte de su práctica revolucionaria para que en el futuro sean ellos que lleven las riendas de sus asuntos.  

 

 1 https://www.youtube.com/watch?v=_fBfH9Unglk

 2 https://www.youtube.com/watch?v=Csb7-iADgek




 

 

 

 

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

                                    

    

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook