tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mie13122017

Última actualización02:22:47 PM GMT


El Clan: Otro capítulo de la historia negra de Argentina

  • PDF
Usar puntuación: / 2
MaloBueno 

Hoy en Tinta Roja os recomendamos El Clan, la nueva película de Fernando Trapero, que ha sido bien recibida tanto por la crítica como por la taquilla, siendo en sólo un fin de semana la película más exitosa de la historia del cine argentino. La trama refleja una Argentina en los primeros años de la década de los 80 que intentaba superar los restos de la sangrienta dictadura de Videla, y, en especial, un caso policial que conmocionó a la opinión pública de la época, el de El clan Puccio.

¿Y qué pasaba con la familia Puccio? En apariencia no es una familia fuera de lo normal. Pequeñoburguesa, de barrio acomodado, con un primogénito que es estrella de rugby... Los vecinos ven, eso sí, al patriarca de la familia barriendo su portal a horas extrañas. Achacan a la edad esta rareza, es una familia respetada por todos. Desde el primer momento, como historia real que es, sabemos que la policía irrumpirá en su casa una noche en apariencia normal.

Estamos en el año 1982, la guerra de las Malvinas llega a su fin, y la dictadura tiene sus días contados. El padre de familia, Arquímedes Puccio, parte del Servicio de Inteligencia de Estado, comienza a ver en estos tiempos de cambio una seria amenaza a sus sueños de ascender socialmente. Así, aprovechando los restos de terrorismo de estado y la impunidad de la que todavía disfrutaba por su posición, decide emprender un negocio basado en un sistema de secuestros y extorsiones que implicaría a su familia y a unos cuantos amigos de ésta. El método era fácil: Alejandro, el primogénito, elegía a las víctimas usando la influencia de su nombre de deportista de élite. Siempre familias que pudiesen pagar un buen rescate. Siempre familias que tenían relación con los Puccio. Incluso cuando las cosas parecen salirles mal, hay cosas que siempre tendrán a favor: con el cambio de gobierno siguen disfrutando de privilegios ante la ley, siendo notables las reducciones de condena en los implicados.

El contexto histórico cobra un papel fundamental en la trama, y vemos numerosas imágenes de archivo durante la película que nos van mostrando los acontecimientos que condicionaron el desarrollo de este capítulo de la historia negra de Argentina. Así, entre discursos de Videla y música de la época, vemos cómo este negocio familiar ve su fin junto a la dictadura que lo engendró, sirviendo a la vez de metáfora acerca de la evolución de la sociedad argentina a un modelo de gobierno más amable.

El papel que juega Arquímedes Puccio es de los más atractivos de la película. Lo podemos ver como un padre que se esfuerza porque sus hijos saquen lo mejor de ellos mismos, y al mismo tiempo como un criminal que secuestra y extorsiona (incluso asesina). No hay muestra en ningún momento de arrepentimiento o culpa alguna, cosa que sí que podemos ver en Alejandro, cuyas dudas, si bien al principio vuelan cuando recibe parte de los beneficios, luego salen a la luz, cuestionando del todo el papel del patriarca. Donde veíamos una familia completamente normal, se nos muestra poco a poco a un grupo de personas unidas por el miedo. Todos son cómplices, todos oyen los gritos que vienen del sótano, pero nadie sabe nada, nadie huye, nadie habla. Casi podría decirse que el que sean descubiertos les diese la libertad. Nadie reclama el cuerpo de Arquímedes cuando muere.

El éxito en taquilla proviene de lo popular que fue esta noticia, que tanto sorprendió a una sociedad argentina aún convaleciente, pero también de su calidad. Siendo un caso tan conocido, habría sido fácil caer en lo morboso y sensacionalista, pero se ha llevado de forma delicada, respetando que, al fin y al cabo, es una historia de la que quedan aún muchas cosas por averiguar, y que forma parte incluso de la propia cultura popular.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook