tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Lun03082020

Última actualización09:36:03 AM GMT


Las series españolas y como han ido reflejando la vida de los barrios obreros a través del tiempo

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Las series de televisión que han ido surgiendo son una muestra de cómo se ha ido desarrollando la vida de la población española a lo largo del tiempo, hay de todo tipo y evidentemente con connotaciones políticas diferentes incluso en series muy similares en apariencia y que iremos desgranando poco a poco a lo largo de este artículo.

Al ser un elemento de consumo para la población general se produce una contradicción básica: reflejar las condiciones de vida lo suficiente como para que se sientan atraídos por la serie en sí pero a la vez enmascarar las precarias condiciones de vida para evitar protestas.

"Aquí no hay quien viva" y "La que se avecina" o hacer la misma comedia para dos sectores sociales distintos.

 ........

Si nos paramos a analizar los componentes de gran cantidad de las series que vemos, sobre todo si se trata de sit-coms o comedias de situación, podremos comprobar cómo estas series no permanecen ajenas a la realidad de la población española e incluso como tratan de acercarse más a un público que a otro mostrando realidades concretas de distintos sectores sociales. Por poner un ejemplo claro y muy gráfico, "La que se avecina" que es una serie que bebe directamente de "Aquí no hay quien viva" teniendo prácticamente el mismo reparto de actores y de guionistas refleja unas condiciones de vida ligeramente diferentes a las de su predecesora. Mientras que en "Aquí no hay quien viva" los vecinos vivían en un edificio de pisos pequeños y bastante viejo en "La que se avecina" lo hacen en un barrio residencial de pisos amplios y con jardines. Esto es una muestra clara de cómo una serie cambia los sectores sociales a los que se quiere dirigir.

Esto quiere decir que sea algo prohibido que no pueda hacer pasar un rato a gente con menos posibilidades económicas que los protagonistas de la serie ya que al fin y al cabo también se muestra a gente que vive de forma bastante más precaria aunque la manera de mostrarles es brutalizándoles como Vicente Maroto, un prejubilado al que se le muestra siempre andrajoso y bebiendo en el bar o sentado en el sofá o Fermín Trujillo, el personaje interpretado por Fernando Tejero, que se muestra como el prototipo del hombre español castizo y descuidado, con aires bastante quinquis.

"Aída", los barrios humildes asaltan la pequeña pantalla.

"Aída" es otra serie que surge como spin-off, concretamente de la famosísima "7 vidas", y que nos cuenta las peripecias que debe realizar una madre soltera de clase humilde que trabaja como asistenta de hogar para sacar adelante a su familia desde un punto de vista cómico pero sin perder el trasfondo.

Los protagonistas que vemos en esta serie son radicalmente distintos a los que se pueden ver en "La que se avecina", donde la mayoría son profesionales liberales (abogados, artistas, informáticos o psicólogos). En la serie protagonizada por Carmen Machí los personajes se dedican a oficios mucho menos bien vistos socialmente como la propia Aída que es asistenta de hogar o Paz que es prostituta.

Los personajes de Aída muestran una dura realidad que es común en muchos barrios obreros como es la drogadicción (Luisma y el Baraja), los niños desatendidos que acaban dejando de lado sus estudios (Jonathan y Lorena) o el racismo de la pequeña burguesía que ve como con la crisis empieza a perder dinero y que a pesar de ello sigue contratando extranjeros a los que explotar mucho más fácil (la dualidad Mauricio-Oswaldo en el bar del que es propietario el primero).

Evidentemente todo esto que daría para una serie dramática de eterna tristeza queda enmascarado en una constante sátira que permite convertir la dureza de los barrios obreros en una comedia de éxito sin perder ese tinte de realidad que ha permitido que "Aída" sea una de las series más vistas de la historia de la televisión española.

"Manos a la obra" y como se pretende hacer mofa de los obreros de la construcción.

Esta serie surgida en los últimos años del siglo pasado y que a pesar de durar únicamente 4 años ganó una gran cantidad de premios nos muestra una caracterización totalmente sesgada de los albañiles llena de prejuicios con el objetivo de causar risas ante situaciones ridículas a las que se ven abocados los protagonistas debido a su torpeza.

La serie gira en torno a Manolo y Benito, dos socios que se dedican a realizar "chapuzas" a domicilio que siempre acaban saliendo mal. A estos dos albañiles se les presenta como dos hombres muy torpes, especialmente a Benito que parece un bebé en el cuerpo de un hombre de 40 años. Evidentemente es un cariz totalmente distinto que en Aída, donde la representación cómica de la vida en los barrios humildes no tiene este carácter ridiculizador que sí que se puede apreciar en manos a la obra y en su posterior secuela, "Manolo y Benito corporeision" que apenas duró una temporada debido a su escasísimo éxito y que surgió justo cuando se empezaban a notar los primeros coleteos de la crisis económica, algo que a mi juicio no es casual ya que el público no es ajeno a éstas cosas.

La serie que a finales de los 90, en tiempos de bonanza económica, mediante la ridiculización de estos albañiles tuvo un gran éxito vio como, paradójicamente, su intento de retomar la obra se veía derrumbada 10 años después al ver la mayoría del público que esa serie se estaba riendo de la situación que vivían ellos en sus mismas carnes.

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook