tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Mar04082020

Última actualización09:36:03 AM GMT


“El altavoz de los barrios” resurge de sus cenizas

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Llegaron los años 70 del siglo pasado, y con ellos llegaron los periodos de reivindicación y lucha de los afroamericanos en Estados Unidos. Una raza liberada un siglo antes, pero no por ello aceptada socialmente: los afroamericanos eran -y aún son- discriminados públicamente y en sus trabajos, hacinados en guettos con problemas de pobreza, delincuencia y drogadicción, especialmente reprimidos por la policía y carne de las prisiones americanas. Ante esta situación, los afroamericanos decidieron organizarse: es la época de la Nación del Islam, la SCLC, el Congreso de Igualdad Racial y los famosos Panteras Negras. Una época de reivindicación de los derechos de los afroamericanos, pero también de su propia cultura.


........

Es al calor de estos sucesos cuando surgen diferentes movimientos culturales y artísticos “genuinamente negros”. Frente a la industria musical de la época, donde ya se idealizaba “el sueño americano” y los ideales de riqueza y glamour, fueron ellos, jóvenes, adolescentes, influenciados por sus barrios y sus mayores, los que acabaron creando el rap, “su” música, con lo único que tenían: su imaginación, usada como hobby y para ilustrar la vida del guetto, esgrimiéndola como un arma contra el sistema que los mantenía en tales condiciones. Música con sus valores culturales, radicalmente opuestos a los de la industria musical y -en consecuencia- apartada de las listas de ventas. Música convertida en el altavoz de los barrios, en su grito amplificado de rabia y, a la par, de esperanza.

Lejos quedan ya esos tiempos. Al final la industria musical ha incorporado y reinventado la música rap, y con gran éxito. Los raperos de Estados Unidos -negros, latinos o blancos, la música nunca entendió de razas- ya no quieren ser, como reza un artículo anterior de esta sección, “trabajadores del arte”, sino generar beneficios. En 2013, el periódico francés Libération lo definía con gran acierto: “el rap se escapa de la clase trabajadora” porque los raperos quieren convertirse en “blackguesía” -término que combina “negro” (black) y “burguesía”-, con el que designaban a los artistas como Jay-Z o Kanye West que, más allá de la música, habían fundado grandes industrias musicales, empresas de ropa o incluso agencias de representación de deportistas profesionales. La industria musical ha hegemonizado culturalmente la música rap y la ha despojado de su esencia ácidamente crítica contra el sistema.

Afortunadamente, el rap, especialmente en los 80 y 90, ha logrado expandirse por el mundo, teniendo especial calado en aquellos países de Europa que experimentaron grandes olas de inmigración (Francia, Alemania o Reino Unido, por ejemplo), en Latinoamérica y, de manera más discreta, en África y Asia. Cada país tiene su propia escena, más o menos contaminada por la influencia norteamericana y por las industrias musicales nacionales, pero donde de manera más o menos intensa -y con sus particularidades- se dan en ellas corrientes de rap consciente o combativo  que mantienen aquella esencia, aquel rechazo al sistema: Francia, escena dominada por magrebíes y negros de sus antiguas colonias, aún apela a la unión de todos aquellos que viven apartados en las banlieues, mientras varios grupos y artistas míticos como NTM, La Rumeur, Sniper o Monsieur R han sufrido boicots a conciertos, juicios y penas de cárcel o inhabilitación por el contenido antiestatal, antipolicial y antifascista de sus letras; en Alemania son numerosos los turcos que rapean sobre cómo la sociedad les continúa discriminando y conduciendo a vidas delictivas; las letras que en Palestina producen artistas como Shadia Mansour o D.A.M. expresan continuamente la opresión que sufren de los colonos y soldados israelíes; En Senegal, el rap se apoya en los ritmos tradicionales para explicar temáticas sociales -pobreza, corrupción, VIH- y exigir un cambio social; en Chile artistas como Portavoz llaman abiertamente a la revolución; Venezuela, por su parte, ha conseguido una escena admirable y ejemplar por la gran cantidad de mujeres que se dedican a este género; en Grecia, el fallecido Pavlos Fyssas sólo era uno más en un panorama marcadamente anticapitalista y antifascista. Incluso en Estados Unidos aún existen intérpretes con una clara influencia marxista como Immortal Technique o Dead Prez.

Cierto es que la industrialización ha afectado notoria e irreversiblemente un género creado al margen de la industria. Sin embargo, aquella cultura -o mejor dicho, aquella “contracultura”- creada en los 70 persiste, e incluso está empezando a crecer de nuevo. Resulta satisfactorio ver cómo año tras año surgen nuevos grupos y artistas en todas partes del mundo que vuelven a hacer del rap ese instrumento que antaño fue para la expresión de los barrios, la concienciación de la clase obrera y la crítica social continua. Corresponde a estos nuevos “trabajadores del arte” seguir plasmando la realidad y su correspondiente crítica en cada nuevo trabajo. Porque la música no hace la revolución,  pero bien usada puede ayudar a despertar la conciencia revolucionaria de las masas.

(Pincha en la imagen para repoducir el vídeo)


AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook