tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Vie22112019

Última actualización09:36:03 AM GMT


Sueños de papel: ¿artista o trabajador del arte?

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Hay artistas y hay trabajadores del arte, como dijo el bailaor comunista Antonio Gades. Los primeros hacen música para generar beneficios y los segundos hacen música para plasmar la realidad y los sentimientos. Los primeros convierten la música en un producto comercial y los segundos la transforman en cultura.

.........

La industria musical ha adoptado como norma principal la máxima "el fin justifica los medios", por la cual es conocida el autor Maquiavelo y que resume su filosofía. Esto viene a simplificar la visión empresarial de la cultura donde lo bueno o más valorado no depende en realidad de su aporte cultural sino de la repercusión económica positiva que tenga, de los beneficios. La mejor música es la que mejor vende y la que mantiene el poder económico en alza, pero de nada importa la música en realidad. Atendiendo a esto podemos analizar que muchos grupos, tengan o no talento, debido a la función que cumplen ya no son el medio por el cual la cultura popular se transmite al público sino que son meros productos comerciales. Llega hasta tal punto la comercialización por parte de la industria musical que nombres más que conocidos como Justin Bieber o Abraham Mateo son creadores de modas, corrientes y normas éticas por las cuales se rigen muchos adolescentes hoy en día.

Como si de un anuncio de Coca Cola se tratara donde ya no te venden el producto, sino la felicidad que supuestamente vas a sentir con lo que compres, la gestión económica empresarial de la música busca algo similar. La industria musical no crea cultura sino ídolos que proporcionen evasión a las multitudes haciendo que pocas cosas más, relativas a la sociedad, tengan importancia. Las productoras musicales y este tipo de artistas no producen canciones sino los valores o las emociones que un público con escasa personalidad está esperando escuchar para sentirse aliviado, como si de la Iglesia se tratara. Las discográficas ya no reparten discos, sino una especie de droga que ellos mismos crearon y que perpetúa la fama de esos ídolos. Cabe decir de esto que al igual que se calificó a determinados deportes o a la religión como el opio del pueblo debido al grado de dependencia que causaba en la población, aquí pasa algo similar. Nos encontramos en un momento histórico donde tanto la organización como la lucha por conseguir un futuro digno pasan de ser algo necesario a ser algo vital y la burguesía, con la industria musical, tiene un elemento de alienación camuflado bajo melodías con el que perpetúa sus intereses económicos debido a que hace lo mismo con sus intereses sociales. De este modo es capaz de determinar una moda, un modo de vida o unos cánones sociales de comportamiento de ciertos grupos de la juventud con un mensaje que peca muchas veces de abstracto e irrealista dejando continuamente de lado todo signo de combatividad.

Un trabajador del arte es alguien que trabaja lo que vende y que por tanto plasma la realidad que no nos es ajena y los problemas que nos acosan para darle salida más tarde mientras que un artista vende lo que trabaja de modo que el producto final seguramente tendrá sus intereses y los del mercado en el que está inmerso. De este modo el artista es una continuación de los intereses del empresario de turno, es un medio para alcanzar su fin. Como dijo la Fuga "tú solo has de cantar y aprende a sonreír aunque quieras llorar".

(Pincha sobre la imagen para escuchar "Sueños de papel" de La Fuga)


Guillermo Terán es responsable de la sección "Música y Revolución" de Tinta Roja y componente del grupo "Goma 2".

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook