tintaroja.es


Síguenos en:

rss

Instagram CJC

YouTube
en Facebook
en Twitter

Sab25112017

Última actualización12:02:48 PM GMT


Friganismo. ¡Comer de la basura está de moda!

  • PDF
Usar puntuación: / 0
MaloBueno 

Según la prensa una nueva moda recorre nuestras calles, otra revolución gastronómica, se trata del friganismo, ese viejo arte de rebuscar en la basura algo que llevarse a la boca, el cual parece que se ha convertido en tendencia.

Por alguna razón lo nuevo suele gustar, será por eso que a los ideólogos contemporáneos les gusta tanto utilizar nuevas palabras para viejos fenómenos. Así, lo que toda la vida ha sido alimentarse con la basura ahora se le llama friganismo, como si su origen anglosajón le diese algún glamur a esta palabra. No hay nada nuevo en esta "moda" alternativa, es la miseria que tanto tiempo lleva afectando a gran parte de la población mundial. La moda no creo la realidad, sino que la realidad creo este nuevo concepto.

Algunos llegan a calificar esta situación como la nueva tendencia "hipster", es una visión idealizada de la pobreza, una nueva forma de justificar y encubrir un mundo desigual y cruel. Los medios tratan el tema con un cierto toque humorístico, frivolizando la situación de aquellos que tienen que alimentarse de las sobras de los demás, llegando a dar consejos y exponiendo sus "ventajas".

Lo muestran como un movimiento anticonsumista, de hecho así lo define su página de wikipedia. La cuestión es muy simple según ellos, si comes de la basura de otros ahorras, no te gastas nada en tu alimentación, además no participas del sistema capitalista (como mola ser un outsider últimamente) y tampoco contribuyes al maltrato animal ni fomentas el consumo de carne, simplemente eres un ecologista al que sus vecinos miran un mal. No obstante, se me hace difícil imaginar al personal husmeando en los contenedores de mi calle porque han tomado conciencia contra el desperdicio de alimentos y la conservación del planeta.

Parece más lógico pensar que sólo una persona en una situación desesperada podría participar de esta "moda". Sí es cierto que este sistema en el que vivimos desperdicia grandes cantidades de alimentos, como señalan algunos medios que se han hecho eco de este fenómeno ¿pero es la búsqueda de comida una forma de rebelión contra el sistema o simplemente una forma de supervivencia?

Lo cierto es que a día de hoy dependemos de grandes multinacionales para alimentarnos ¿Cómo conseguiríamos comida si no fuese por los supermercados o, en su defecto, por las tiendas de nuestro barrio? Los trabajadores dependen de su salario para vivir, sin el no podrían comprar nada, porque de eso va esta sociedad, de vender trabajo y comprar bienes para sobrevivir, aquí todo está a la venta y, si se tiene dinero, todo puede ser comprado. Por lo que es cierto, se produce más comida de la que se consume, y la calidad de estos alimentos puede ser muy baja, se desperdician grandes cantidades de productos, no porque no haya demanda, sino porque la gente no es capaz de comprarlos. Ahora bien, pretender que buscar en la basura sea una solución a este problema resulta obsceno. El friganismo puede ser una forma de vida alternativa, de hecho es la que nos propone el Capital, si no tienes un salario del que vivir, no te preocupes, siempre podrás unirte a la última moda ¡Rebuscar en la basura!

En cualquier caso estos artículos delirantes que vienen a pintar la cruda realidad de color arcoíris no pretenden denunciar una situación lamentable sino, más bien, frivolizar y menospreciar a aquellos que se han visto hundidos por el sistema. Y lo hacen hablando de ellos como si eligieran ese camino, como si tuviese alguna ventaja, como si la culpa fuese de una sociedad elitista que siente placer en derrochar comida. Pintan a estas personas como alternativas, fuera del sistema, haciendo que su actitud nos parezca atractiva, aunque en realidad nadie querría verse metido dentro de un contenedor orgánico...

AddThis Social Bookmark Button

Enlaces

 

Campañas de la Juventud Comunista

mos   luchar

Síguenos en Twitter


Síguenos en Facebook